“Mi cabeza me decía que estaba viejo y no podía tocar nunca más”


Metallica cerró su gira sudamericana la pasada semana tocando en el estadio Mineirão de Belo Horizonte (Brasil), una noche que hizo vibrar a los presentes con la música de la mítica banda de heavy metal, pero que también tuvo momentos para emocionarse.

James Hetfield, vocalista del grupo, se derrumbó al hablar con el público y se echó a llorar. El músico de 58 años, que lleva 41 en el panorama musical, quiso parar para sincerarse con ellos.

“Tengo que contaros que no me sentía muy bien antes de venir aquí. Me sentía inseguro. Sentía que ya estoy viejo, que no puedo tocar esta mierda nunca más. Eso es lo que me decía en la cabeza”, explicó entre lágrimas.

“Me abrazaron y me dijeron que, si me sentía mal en el escenario, me iban a apoyar,” relató sobre sus compañeros de banda. “Ahora, viéndoos a todos vosotros aquí, sé que no estoy solo y tampoco ninguno de vosotros”.

Según contó el cantante, el resto de miembros de Metallica le dijeron que le iban a hacer de “aguante” en sus momentos malos, lo cual significa un mundo para él.

En ese momento, sus compañeros Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo se acercaron a él para abrazarle: “Esto significa mucho para mí”. Tras este emotivo momento, James Hetfield retomó el concierto y continuó con las actuaciones.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook