Muere Menchu Álvarez, la abuela de Letizia y la mujer que le inculcó el hambre de noticias


Menchu Álvarez del Valle, la abuela paterna de la reina Letizia, falleció este martes en su casa de Ribadesella a los 93 años. La periodista radiofónica nació en Santander el 16 de enero de 1928, pero al cumplir seis años se mudó a León, donde vivió la Guerra Civil junto a sus padres Eulalio Álvarez de la Fuente, tipógrafo y editor, su madre Plácida del Valle Arribas y sus hermanas Flora y María Sol. Fue en aquella casa donde Menchu comenzó a sentir la llamada de la interpretación gracias a las veladas culturales que organizaba su padre.

Al cumplir 16 años, Menchu, un portento en declamación, se trasladó junto a su familia a Asturias y probó su gran facilidad de comunicación, primero, en Radio Asturias, y en 1947, en aquella Radio Oviedo EFE 22 (emisora de la Falange Española) de la mano de su director Paco Arias de Velasco. Tras la muerte de Franco, esa emisora fue rebautizada como Radio Cadena y, finalmente, englobada en el ente público RNE, donde se jubiló en el año 1991.

A lo largo de sus cuarenta y cuatro años de trayectoria, realizó todo tipo de programas y reportajes, tanto informativos como publicitarios, entre ellos los muy afamados Coser y cantar; Rumbo a la gloria, donde debutó el cantante y compositor Víctor Manuel; o el muy exitoso Puente a su problema. En los últimos años realizaba guiones para programas radiofónicos y declamaba con su magnífica dicción en obras de teatro radiofónico. Durante su periplo profesional en Radio Oviedo coincidió con su hermana, Marisol del Valle, en los años 1956 y 1957.

A lo largo de sus cuarenta y cuatro años de trayectoria, realizó todo tipo de programas y reportajes, tanto informativos como publicitarios

Aunque cántabra de nacimiento, Menchu Álvarez del Valle fue una gran defensora de la cultura asturiana, llegando a grabar en los años 70, algún disco de villancicos “falando y cantando en bable”, como reza en la carátula. Cuando se le preguntaba cuántos premios recibió a lo largo de su carrera, ella siempre respondía: “Los tengo todos”. De los últimos, el Premio Nacional de Radio de la Academia Española de Artes y Ciencias de la Radio recogido junto a su hermana Marisol, en 2013.

De todos es sabido que la vida de Menchu cambió al conocerse el noviazgo de su nieta mayor, Letizia, hoy reina de España, con el entonces Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón. Fueron ella, su tía-abuela Marisol y su padre, Jesús Ortiz, quienes imprimieron en la actual reina Letizia su raza periodística, pues como la propia doña Letizia me declaró en una entrevista realizada el mismo año del compromiso en un programa especial de los Premios Princesa de Asturias: “Desde pequeñita en la radio, merendando y haciendo los deberes, que eso, parece que no, pero va marcando”.

Tras una sucesión de alegrías y penas a nivel personal y familiar, la vida de Menchu Álvarez del Valle transcurría en aquella casa aislada, en la montaña asturiana con la única compañía de su adorada perrita Emma, sus escritos y su asistencia semanal a la tertulia de mujeres El Garabatu. Como siempre me confesaba, y aunque asistió a las iniciales entregas de los Premios Princesa de Asturias, ella prefería vivir la retransmisión tranquilamente en su casa de Sardéu (Ribadesella).

Menchu falleció este martes y la palabra con la que mejor la definiría es «entrañable». Su voz abrazaba el corazón y ese abrazo es eterno. Por eso, ella seguirá viva, siempre, a través de la caricia de su inolvidable voz.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: