Muertes infantiles aumentan en Venezuela según estudio


(CNN) — Más bebés mueren antes de su primer cumpleaños en Venezuela a medida que el país se sume en una grave crisis económica y política, según un estudio publicado el jueves en la revista The Lancet Global Health.

Venezuela había hecho importantes avances en la supervivencia de bebés y había informado de manera constante la disminución de los números de las muertes infantiles desde la década de 1950. Pero la tendencia comenzó a revertirse hace una década, y en 2016, la mortalidad infantil había alcanzado un nivel visto por última vez en 1999, de acuerdo con el nuevo estudio.

MIRA: La razón por la que Venezuela está cada vez más cerca del colapso

La mortalidad infantil en Venezuela alcanzó 21 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2016, según el estudio, una tasa no vista desde la década de 1990. Eso está muy por encima del promedio de 15 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2017 para América Latina y el Caribe, incluyendo Venezuela, de acuerdo con el Banco Mundial.

Los trabajadores de la salud en Venezuela han protestado por mejores salarios.

El equipo de investigadores estimó la mortalidad de menores de 1 año de edad usando el conteo de muertes, con boletines semanales y datos de encuestas. Las tasas resultantes son superiores a las informadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), cuyas últimas estimaciones pusieron la mortalidad infantil en Venezuela en 15 y 13,8 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, respectivamente.

Los investigadores argumentan que estas organizaciones han seguido usando proyecciones de tendencias previas, en ausencia de datos oficiales del Gobierno, y dicen que esos resultados no toman en cuenta el reciente declive socioeconómico.

LEE: Rusia advierte a EE.UU. de una catástrofe si interviene militarmente en Venezuela

Los autores del nuevo estudio ven la agitación en el país como el motor de los reveses en la supervivencia infantil.

“El aumento de la tasa de mortalidad infantil se deriva del progresivo deterioro del estado nutricional, el colapso del nivel de vida y el colapso del sistema de salud”, escribieron los autores.

El Ministerio de Salud de Venezuela no respondió a una solicitud de comentarios.

Un sistema de atención de la salud en ruinas

Una encuesta de 2018 en 104 establecimientos de salud en Venezuela mostró que 79% no tenía agua corriente; una cuarta parte de las unidades de cuidados intensivos pediátricos, conocidas como UCI, habían cerrado, y una gran mayoría de las UCI informaron fallas intermitentes.

Las estadísticas oficiales han sido difíciles de conseguir. En una rara publicación de información que provocó el despido del ministro de Salud en 2017, las muertes relacionadas con el embarazo aumentaron 66% en los dos años anteriores.

Falta de agua, escasez de medicamentos y fallas intermitentes asfixian al sistema de salud en Venezuela.

A partir de junio de 2016, el país enfrentaba una escasez de más de 80% de los medicamentos que necesitan los médicos, según las estadísticas de la Federación Farmacéutica Venezolana.

MIRA: Maduro anuncia el cierre de la embajada de Venezuela y todos los consulados en los Estados Unidos

Las vacunas también se han visto afectadas por la escasez. Organizaciones médicas de Venezuela informaron que el gobierno no proporcionó vacunas contra la polio, difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B y Hemophilus influenza B a niños menores de cinco años entre 2007 y 2009.

El presidente de la Sociedad Venezolana de Pediatría dijo en un periódico local que las vacunas disponibles para niños menores de 5 años no cubrían ni 30% de la demanda, lo que dejó al menos 2,9 millones de niños en el país susceptibles a enfermedades como la difteria y el sarampión.

Con las políticas de vacunación fallidas ha surgido una reaparición de enfermedades infecciosas.

El regreso de las enfermedades infecciosas

Los brotes severos de sarampión, difteria y malaria han plagado al país en los últimos años, según la OMS.

En 2018, hubo más de 5.000 casos de sarampión y 73 muertes por la enfermedad, la cifra más alta registrada en todas las Américas.

LEE: El exembajador Milos Alcalay: Venezuela se niega a buscar mecanismos a una solución pacifica

Malaria, por otro lado, reportó 240.000 personas en 2016, 75% de 2015.

“Durante crisis importantes, las causas más comunes de muerte son las mismas reportadas en los países con la mortalidad infantil más alta tasas: enfermedades diarréicas, infecciones respiratorias agudas, sarampión, malaria y desnutrición severa”, dijo en un comunicado de prensa Jenny García, investigadora del Instituto Francés de Estudios Demográficos y autora del nuevo estudio.

Ante la grave escasez de alimentos y la pobreza generalizada, la malnutrición ha plagado a Venezuela durante años.

La pérdida de peso y el dejar de comer alguna de las tres comidas del día se han convertido en la norma

La escasez de alimentos y la inflación han provocado que la mayoría de los venezolanos pierda un promedio de 8,6 kilogramos, según la Encuesta Nacional de Viviendas 2017 realizada por tres universidades importantes de Venezuela. Las familias sustituyeron la carne por alternativas más baratas, redujeron las porciones y comieron dos o menos comidas por día, lo que llevó a un número creciente de personas desnutridas y susceptibles a enfermedades.

MIRA: Disminuye la conectividad a Internet en Venezuela tras crisis política

“La mala gobernanza está en el corazón del problema y es la mala gobernanza la que mata a los venezolanos más jóvenes. Hay que presionar mucho más a nivel regional y global para acabar con la negación del colapso de la salud, frenar la hiperinflación y comenzar a abordar las fallas políticas que les roban el futuro a los venezolanos”, dijo Chris Beyer, profesor del Centro de Salud Pública y Derechos Humanos de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, en un comentario publicado junto con el nuevo estudio en The Lancet Global Health.

Julia Jones, Stefano Pozzebon, Patrick Gillespie, Osmary Hernández, Mariano Castillo y Deborah Bloom contribuyeron a este informe.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook