Muertes y desapariciones conmueven Panamá


Familiares de Yaris Jiménez, asesinada por su pareja sentimental Marichely Ruíz, claman justicia y una condena en uno de los casos de desaparición y asesinato que se han dado en Panamá durante en los últimos meses.

Versión impresa

Ayer, a eso de las 11 de la mañana, se realizó en el Sistema Penal Acusatorio de Plaza Ágora (SPA) la audiencia de imputación de cargos en contra de Ruíz, asesina confesa de Jiménez, esto por el delito de homicidio doloso agravado.

La versión que brinda la acusada es que la muerte se produjo en el lago Alajuela, donde junto a Yaris fueron a pasar un rato de esparcimiento el 22 de abril, esto en compañía de la hija de la víctima de un año de edad. Estando allí, Ruíz vio unos mensajes que recibió su pareja y eso la llenó de celos.

Hubo una pelea dentro del lago, se jalaron los cabellos, se dieron golpes y arañazos y se hundieron en el agua.

Mariseli alega que intentó reanimar a Yaris, pero estaba muerta y la dejó en la orilla del lago.

Con la pareja -cuando se dieron los hechos- permanecía en el auto de la profesora una bebé de un año.

Google noticias Panamá América

Infante, que días después fue recuperado en la casa de la madre de la asesina por los familiares de la joven Yaris Jiménez.’

22

de abril de este año, Yaris Jiménez fue el último día que fue vista con vida por sus familiares en La Chorrera.

La difunta también tenía un hijo de siete años, el cual el mismo día del asesinato lo fueron a dejar donde los padres de Jiménez, esto en el corregimiento del Coco de La Chorrera.

Hay que indicar que según la versión de la Fiscalía, al momento de encontrar el cadáver, solo se pudo recuperar osamentas, ya que la misma tenía más de 17 días de haber asesinada.

La fiscalía tuvo acceso a la residencia de Marichely, en el corregimiento de Puerto Caimito, La Chorrera, y halló tres muestras de sangre, una en la que se plasma una mano en la almohada y dos más en el piso. Todavía no se ha determinado que pudo haber pasado en ese lugar.

Días después del hecho en Caimitillo, Marichely se comunicaría con su madre, a quien le solicitó 500 dólares, supuestamente para arreglar el carro.

El encuentro entre Marichely y un hermano suyo, quien le dio el dinero, se dio en Ciudad del Saber y, según los familiares de Yaris, el taxi en el que llegó Marichely junto a una persona desconocida, era de su propiedad. Según la fiscalía, esta tesis no coincide, ya que el carro, que fue encontrado abandonado en el sector de Chepo, fue revisado y se encontraba en muy buenas condiciones.

Dentro de la audiencia, también se leyó parte de las declaraciones que dieron familiares de la víctima, específicamente sus hermanas, las cuales dijeron que en varias ocasiones Yaris había tenido conflictos con Marichely, a tal punto que se tuvo que ir a pasar varios días con una de ellas.

Casos macabros

En los últimos meses, la sociedad panameña ha sido sorprendida por las olas de desapariciones y hallazgos de cuerpos sin vida en diferentes puntos del país.

Tan solo el día de ayer, el cuerpo sin vida de una mujer fue encontrado por residentes de la comunidad de Bella Vista, cerca de la quebrada La Culita, ubicada en el distrito de Penonomé, provincia de Coclé.

Este hallazgo se suma al de otros tres cuerpos más que se registraron en esta misma provincia en menos de una semana.

Tan solo el jueves, un cuerpo en estado de descomposición fue encontrado en el sector de Capellanía, distrito de Natá. Mientras que el día miércoles se reportó el hallazgo de otro cadáver en una cancha de béisbol en el sector conocido como Los Meneses.

El martes pasado, fue reportada la osamenta de una persona en el área de Villa Karola, en Penonomé, en un área cercana a la vía Interamericana.

En tanto, el pasado mes de noviembre, las autoridades encontraron los cuerpos de un empresario estadounidense y su piloto, ambos secuestrados en la provincia de Chiriquí, en esta misma provincia.

Ante estos hechos de muertes, la ciudadanía se encuentra consternada y espera que las autoridades puedan dar solución a este problema de inseguridad.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock