Murió por complicaciones asociadas al covid-19 Dawn Wells, la popular Mary Ann de La isla de Gilligan


Dawn Wells La isla de Gilligan
Foto The Grosby Group

Dawn Wells, la penúltima sobreviviente del elenco original de La isla de Gilligan, falleció en Los Ángeles durante la mañana de este miércoles 31 de diciembre a los 82 años de edad, por complicaciones de salud relacionadas con el covid-19. Con la muerte de Wells (que interpretó allí el papel de Mary Ann) solo queda viva de todos los protagonistas de una de las más populares series cómicas de todos los tiempos la actriz Tina Louise, que interpretaba allí a Ginger.

El nombre de Dawn Wells aparecía siempre al final de los títulos de crédito de La isla de Gilligan. De hecho, allí ni siquiera estaba sola, porque su imagen se veía en la pantalla junto a la del Profesor (Russell Johnson). Y la versión en castellano de la canción original que acompañaba esos títulos (la famosa “Balada de la isla de Gilligan”), después de nombrar al marinero que le dio nombre a la serie (Bob Denver), al capitán del bote (Alan Hale Jr.), al millonario Thurston Howell III (Jim Backus) y a su esposa (Natalie Schafer), y a la escultural actriz Ginger (Tina Louise), aludía a Mary Ann con una impersonal mención: “.y todos los demás / están en la Isla de Gilligan”.

Desde esa formalidad lo primero que podría decirse que Wells no hacía otra cosa que completar el elenco. Era la última. Siempre aparecía en cámara menos tiempo que sus compañeros y no le solían tocar escenas en las que podía lucirse por sí sola. Más bien funcionaba como complemento de alguno de los otros personajes y funcionaba a la perfección a la hora de las réplicas, pero el remate de los chistes por lo general no quedaba en sus manos.

Así y todo, se las ingenió para que desde muy abajo su personaje se convirtiera con el tiempo en uno de los más populares de la serie. Seguramente porque hizo de Mary Ann una figura con la que el televidente común y corriente no tardó en identificarse. Era “la chica de al lado”, la sencilla y tímida muchacha de Kansas, despierta, transparente y vivaracha, que se convertía en la integrante más joven de la troupe de siete náufragos que funcionó como elenco estable de La isla de Gilligan, una de las mejores series cómicas de todos los tiempos.

El elenco de La isla de Gilligan Fuente: AP

La serie, filmada entre 1964 y 1967, se convirtió inmediatamente en favorita del público y es una de las sitcoms de esa fecunda década del 60 que mejor logró superar la barrera del tiempo.

De todo el elenco de la serie, Wells fue la única (tal vez con la cercana compañía de Johnson, el otro actor menos favorecido en los créditos) que estuvo siempre cerca de los fans y nunca renegó de un éxito del que tomaron conveniente distancia varios de sus compañeros. El caso de Tina Louise fue el más contundente: ella nunca quiso volver a hablar de La isla de Gilligan porque decía que su papel de actriz voluptuosa en clave satírica la había estereotipado y desde allí no pudo encontrar otras oportunidades para seguir su carrera. Nadie la quería fuera de ese rol, según afirmaba.

Dawn Wells, Bob Denver y Russell Johnson, miembros del elenco de La isla de Gilligan, en 2004 Fuente: Reuters

Wells, en cambio, nunca dejaba de participar en encuentros de fans de la serie y siempre trataba de estar cerca de ellos. La respuesta a esa fidelidad la encontró en agosto de 2018, ya octogenaria, cuando sufrió lesiones tras una caída y reveló en público las dificultades económicas que enfrentaba para poder pagar el costo de los dos meses de rehabilitación que su cuadro requería. Consiguió esa cifra gracias a una convocatoria espontánea de fans de la serie, a través de la cual se recaudaron donaciones por 197 mil dólares.

Según recuerda The Hollywood Reporter, Wells agradeció ese aporte con palabras que movilizaron todavía más a los fans de la serie. “Aquí estoy sin familia, sin esposo, sin hijos y sin dinero”, confesó. Todo lo que tenía era el cariño incondicional de los seguidores de la serie, que seguramente vieron en el pequeño universo representado en esa isla a Mary Ann como el personaje más sincero, espontáneo y divertido. La ingenuidad del personaje también fue siempre un punto a su favor.

Wells, con su cuerpo menudo, una sonrisa generosa y una admirable naturalidad para aparecer frente a una cámara, logró ponerse a la altura del resto de un elenco con mayor cartel y personajes construidos con mayores pretensiones. La identificábamos también por su clásico peinado, con el cabello atado con sendas coletas a ambos costados del rostro. En su autobiografía contó que Mary Ann no tenía una característica determinada como los demás (un capitán de barco, un marinero, un millonario, un docente universitario, una estrella de cine) sino nada más que un nombre y un lugar. “Yo era Mary Anne, la chica campesina de Kansas. Lo demás era una línea de puntos que tenía que llenarse. Desde el principio el personaje fue diferente. No era la creación de un guionista o un productor de Hollywood. Fui yo quien lo moldeó”, contó Wells en su libro autobiográfico.

Jim Backus, Natalie Schafer y Dawn Wells Fuente: Archivo

Había nacido como Dawn Elberta Wells en Reno, Nevada, el 18 de octubre de 1938. Fue coronada Miss Nevada en 1959 y compitió por el cetro de Miss América al año siguiente. Soñó en algún momento con estudiar química, pero prefirió estudiar teatro y logró un título en la Universidad de Washington. Cinco años después, su rostro ya era famoso en todas partes gracias a La isla de Gilligan. Antes de llegar a ese papel consagratorio pasó por apariciones secundarias en varias series muy populares de ese tiempo (77 Sunset Strip, Bonanza, Maverick). Su trabajo posterior también giró casi siempre alrededor de la televisión y el teatro, ya que hizo muy pocas películas. Siempre estuvo disponible cada vez que se armó alguna nueva convocatoria del elenco original de La isla de Gilligan.

Probó suerte como diseñadora y empresaria de moda para personas ancianas con dificultades motrices y trabajó mucho en instituciones benéficas dedicadas al estudio del cine y la televisión. Una de ellas, The Denver Foundation, fue creada por Bob Denver, el verdadero Gilligan, y Wells participó en ella durante mucho tiempo.

La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: