Netanyahu designado para formar gobierno, promete que será fuerte


El primer ministro saliente Benjamín Netanyahu, procesado por corrupción, fue designado este martes para formar el próximo gobierno israelí, que prometió será “fuerte” para evitar la “parálisis” en un país donde las elecciones se repiten ante la falta de una coalición estable.

Dos semanas después de las cuartas elecciones en menos de dos años en Israel, el presidente Reuven Rivlin anunció que Benjamín Netanyahu, de 71 años de edad y doce ininterrumpidos en el poder, estará encargado de formar un nuevo equipo ministerial.

“Formaremos un gobierno fuerte para todos los ciudadanos de Israel, no un gobierno de parálisis sino uno de acción”, prometió Benjamín Netanyahu que habló frente a los diputados de su partido de derecha Likud en una sala del Parlamento.

Netanyahu designado para formar el próximo gobierno en Israel

El primer ministro saliente, Benjamín Netanyahu, procesado por corrupción, fue designado el martes para formar el próximo gobierno de Israel, a pesar de su incapacidad para reunir apoyo suficiente en el parlamento, en un país con profundas divisiones políticas.

“Haré todo lo posible para sacar a Israel de la espiral de elecciones”, afirmó, tras las cuartas elecciones en menos de dos años que no han despejado a un verdadero vencedor.

El presidente Reuven Rivlin dijo en declaración televisada que “tomé mi decisión en base a las recomendaciones (de los partidos), que indican que el diputado Benjamín Netanyahu tiene una posibilidad más grande de formar gobierno”. “Por ello decidí encargarle formar gobierno”, agregó.

“No es una decisión fácil para mí, tanto moral como éticamente”, agregó este exmiembro del Likud, el partido de derecha de Netanyahu, al día siguiente de la reanudación del proceso contra el primer ministro inculpado de corrupción en tres casos.

Habitualmente, el presidente designa al candidato que haya recibido el apoyo de 61 diputados, pero “ninguno tiene posibilidad real” de alcanzar ese umbral, estimó Reuven Rivlin.

“Confiar el mandato a Netanyahu es una vergüenza que desluce a Israel”, pero el presidente “cumplió con su deber” reaccionó el principal rival de Netanyahu, el centrista Yair Lapid, líder del partido Yesh Atid.

Las elecciones legislativas del 23 de marzo no permitieron definir un ganador claro para sacar al país de una larga crisis política.

El lunes, 52 diputados del Knéset, el parlamento israelí, recomendaron encargar a Netanyahu la formación del próximo gobierno, durante conversaciones con el presidente.

El Likud obtuvo el número más importante de bancas en el parlamento (30 de 120) en las elecciones, y recibió el apoyo de los partidos ultraortodoxos y la fuerza de extrema derecha “Sionismo Religioso”.

En el lado de los antiNetanyahu, decididos a sacar al primer ministro más perenne de la historia de Israel en el poder, 45 diputados habían recomendado a Lapid.

Primer jefe de gobierno en enfrentar causas judiciales durante su mandato, Netanyahu está acusado de corrupción, fraude y abuso de confianza en tres casos, cargos que niega por completo.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: