Niño de Afganistán que se reunió con Messi ahora vive amenazado por los talibanes


La fama mundial es difícil de manejar para cualquier niño de 7 años. En Afganistán, también puede poner en peligro la vida.

En enero de 2016, una foto del joven Murtaza Ahmadi se hizo viral, gracias a su versión improvisada de una camiseta de fútbol de su ídolo argentino Lionel Messi. La camisa, una bolsa de rayas azules y blancas con el nombre de Messi escrito con una pluma en la espalda, le ganó a este niño dos camisetas autografiadas, un balón de fútbol firmado y una reunión con el futbolista millonario 11 meses después.

Hoy, mucha gente ahora puede reconocer a Ahmadi, pero él está huyendo, deseando que no lo hagan.

Lee también: Rudolph Ingram: El niño de 7 años que pulveriza a sus rivales en las pruebas de atletismo

Los problemas de Ahmadi comenzaron después de conocer a su héroe en una breve visita a Qatar. No fueron problemas causados por la constante atención o por los paparazzi que son comunes en la vida de los futbolistas. Fueron los talibanes quienes, en noviembre, invadieron el distrito de Jaghori en la provincia de Ghazni, donde creció.

“Los talibanes mataban a nuestros parientes y estaban buscando casas. Paraban los automóviles, mataban a sus pasajeros, registraban casas y mataban personas”, dijo Ahmadi a CNN.

“No se nos permitió jugar al fútbol por los talibanes o incluso salir de la casa”, dijo. “Solíamos escuchar el sonido de ametralladoras pesadas, y Kalashnikovs, y cohetes en casa. También escuchamos a la gente gritar”.

Los Ahmadi en particular se convirtieron en blanco de amenazas, dice su madre, Shafiqa, citando su fama.

“Desde el día en que Murtaza se hizo famoso, la vida se hizo difícil para nuestra familia”, dice Shafiqa. “No sólo los talibanes, sino otros grupos también empezaron a pensar que Messi podría haberle dado una gran cantidad de dinero. Dejamos de enviarlo a la escuela y nos amenazaban todo el tiempo”.

Lionel Messi supo de la devoción del niño y en febrero le mandó dos camisetas autografiadas y un balón firmado a través de la UNICEF.

Ahmadi dice que le dijo a su madre que lo llevara a otro lado. Finalmente, el padre de Ahmadi ayudó a ambos a escapar a la cercana ciudad de Bamyan.

“La última vez que vi a mi padre fue el primer día que vinimos aquí”, dijo Ahmadi. “Luego regresó, y no lo he visto desde entonces. Lo extraño mucho. Cuando llama a mi madre, también hablo con él”.

Lee también: Le han comprado Tévez, Benedetto y Zarate: El exitoso emprendimiento de Jorge Valdivia

Desde Bamyan, Ahmadi y su madre viajaron a la capital, Kabul, donde ahora se esconden entre los muchos refugiados. Pero su madre todavía no se siente segura, por temor a que otros quieran secuestrar a su hijo debido a sus vínculos con el futbolista millonario.

“Hubiera sido mejor si Murtaza no hubiera ganado fama”, dijo. “Ahora nuestras vidas están en peligro tanto en nuestra ciudad natal como aquí en Kabul. Pasa todo el tiempo aquí dentro de la casa”.

Desde el día en que Murtaza se hizo famoso, la situación de la familia se agrava por el hecho de pertenecer a la minoría hazara, un grupo de chiítas afganos perseguidos por los talibanes y brutalmente atacados por IS-K, la franquicia afgana de ISIS.

Cuentan su historia en un momento en que los hazara temen que un posible acuerdo de paz con los Estados Unidos y los talibanes podría empoderar a los talibanes y sacar a las tropas estadounidenses del país.

El mes pasado, funcionarios estadounidenses y líderes talibanes se reunieron en Qatar, en conversaciones sin precedentes encaminadas a un final negociado a largo plazo para la guerra más larga de Estados Unidos.

Ahora Shafiqa vuelve a llamar a Messi, esta vez por ayuda para abandonar el país. “Me gustaría que Messi ayude a Murtaza, nos ayude a salir de Afganistán para que Murtaza pueda tener un futuro mejor”.

En Kabul, Ahmadi solo puede jugar fútbol dentro de los tendederos de su bloque de pisos, y sus sueños futbolísticos están limitados por su situación.

Como muchos afganos, después de décadas de participación extranjera y guerra, se encuentra atrapado entre la limitada ayuda que los foráneos quieren brindar a los afganos y la mayor asistencia que anhelan.

Lee también: La nueva rutina de Katelyn Ohashi que marcó otro 10 perfecto

“En Kabul, no puedo salir de la casa”, dijo Ahmadi. “Mi madre no me deja salir. Tiene miedo. Sólo juego con mi amigo dentro de la casa”.

“Cuando estaba en mi ciudad natal, no podía usar mi camiseta de Messi porque temía que alguien me lastimara. Quiero que me lleven de este país porque aquí hay peleas. Quiero ser un jugador de fútbol como Messi y jugar con Messi “.



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook