Normalización de actividad definirá desempeño de PIB


La normalización de la actividad y la sostenida apertura de las actividades económicas, así como la velocidad y efectividad del programa de vacunación que permita alcanzar una inmunidad de rebaño y la eliminación de restricciones serán factores fundamentales para lograr niveles de crecimiento de la economía este 2021, explicó ayer el economista Felipe Chapman.

Las estimaciones más recientes que se conocen de distintos organismos prevén un repunte de la economía local en 2021, luego del desplome sufrido en 2020.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) actualizó ayer sus estimaciones para todas las economías del mundo, proyectando para Panamá un crecimiento del producto interno bruto (PIB) del 12% en 2021, el segundo más alto en América Latina y el Caribe por detrás de Guyana.

La del FMI es la proyección más optimista de las últimas que se han conocido, pero en la mayoría de los casos se esperan repuntes importantes.

El Banco Mundial calcula un crecimiento del 9.9%; mientras que la agencia Fitch Ratings apunta a un 9.2% y Moody’s Investors Service a un 8%, la misma estimación que mantiene el Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

El repunte esperado se explica en parte por la fuerte caída que sufrió la economía en 2020, tras un prolongado confinamiento y cierre de actividades. El PIB nominal se redujo el año pasado en $13,849.8 millones, un 20.7%. El economista Felipe Argote señaló que “caímos tan profundo que la recuperación es relativamente sencilla. Si no crecemos dos dígitos es porque no se hizo nada”, sostuvo.

Argote dijo que recuperando parte del terreno perdido en importantes sectores de la economía, como construcción y comercio, ya se estaría generando crecimiento. “No existe ningún plan [de reactivación económica]. Simplemente los sectores cayeron tanto que no es difícil recuperar parte de esa caída”.

Chapman señaló que precisamente debido a la fuerte contracción del PIB en 2020, aunque se creciera a dos dígitos, este año todavía se estaría por debajo del punto de partida previo a la crisis.

Cuanto más altas sean las tasas de crecimiento, antes se recuperaría el tamaño del PIB de 2019. Según Fitch, el crecimiento de los dos próximos años no sería suficiente para lograrlo.

Argote lo explica con la analogía de quien cae a un pozo de 20 metros de profundidad. “Si al ejercicio siguiente subes 10 metros, todavía te quedan otros 10 metros para salir del pozo”.

Además del efecto que causa la fuerte caída del PIB en 2020, hay expectativas positivas para algunos sectores de la economía.

Desde el Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura señalaron que en su proyección de crecimiento se considera una recuperación rápida para las actividades ligadas al Canal de Panamá, los puertos de trasbordo de contenedores, la exportación de mineral de cobre y sus concentrados; la construcción de grandes proyectos de infraestructura pública; actividades agropecuarias; manufactura de alimentos y bebidas; comercio al por mayor y por menor de alimentos y bebidas; y servicios de salud privada.

Por su parte, el gremio cree que la construcción residencial de alto valor, de oficinas y de locales comerciales tendrán una recuperación muy lenta.

Chapman llamó la atención sobre el sufrimiento del turismo durante esta pandemia y sobre el hecho de que sigan existiendo restricciones “muy duras” en comparación con los vecinos de la región.

A su juicio, las restricciones van a contener la recuperación del sector, “que nos va a estar haciendo falta como una fuente importante de dinero que nos viene del exterior”, con el consiguiente impacto en la economía.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: