“Nuestro perro se muere y no sabemos cómo decírselo a nuestro hijo ni si debemos comprar otro”


Ya puedes leer aquí la nueva entrega del consultorio de Psicología con el que 20minutos pretende ayudar a resolver las dudas y dificultades que puedan tener los lectores (con los amigos, la pareja, la familia, en el trabajo…).

Para plantear tu problema escribe un correo electrónico a consultoriopsicologia@20minutos.es. Aquí tienes las respuestas que ha dado a las cuestiones de esta semana nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.

Me ha sido infiel, dos polvos mal echados

PREGUNTA He descubierto recientemente la infidelidad de mi marido. Ha sido ocasional, no es que tenga una amante continua. Pero me he quedado bloqueada. No sé cómo reaccionar, si hacer las maletas (o que las haga él más bien) o perdonarle.

Han sido dos polvos mal echados, como me ha reconocido, pero lo achaca a que yo he dejado de quererle y de tener interés por él, algo que no es cierto. Necesito consejo.

RESPUESTA DE LA EXPERTA La respuesta de su marido es muy socorrida, si él siente que usted ya no le quiere tiene la excusa perfecta para ser infiel. Pero no olvidemos que, al igual que nuestra sexualidad es diferente, cuando surgen las dudas en las relaciones amorosas o afectivas, nuestra vivencia también es dispar.

Si su marido ha identificado amor con pulsión sexual, cuando esta disminuye por el paso del tiempo, o porque se han producido una serie de circunstancias que han condicionado esa relación, puede pensar que ya se terminó el amor y, en consecuencia, cambia su conducta o sus manifestaciones.

Después de una infidelidad es muy frecuente que nos preguntemos si merece la pena intentarlo. La respuesta es compleja, pero, en general, merece la pena intentarlo cuando hay amor, cuando ese amor llena de felicidad y de esperanza a los dos, y cuando ambos miembros de la pareja libremente, sin condicionantes de ningún tipo, manifiestan su firme voluntad de superar las barreras y circunstancias adversas que están viviendo.

No obstante, uno de los principales errores en las relaciones afectivas es seguir con la pareja, cuando la relación está agotada.

En el libro “Amar sin Sufrir” detallo cuáles son los síntomas que evidencian que una relación está agotada. Básicamente, serían:

– Cuando al menos uno de los integrantes de la pareja ha perdido el respeto hacia la otra persona.

– Cuando uno disfruta con la humillación del otro.

– Cuando el sistema de valores que representaba la pareja, se ha caído por completo.

– Cuando hayamos comprobado una incoherencia permanente entre lo que nuestra pareja dice y lo que hace, en aspectos esenciales de la vida.

– Cuando de forma continuada sintamos pena por nosotros mismos, y/o por los hijos que hemos tenido en común.

– Cuando la desesperación ha desplazado a la ilusión.

– Cuando sólo sentimos dolor, al imaginarnos el futuro en común.

– Cuando la falta de control de un miembro de la pareja, haya dado lugar a la vejación del otro, y la persona con falta de control y equilibrio emocional, no admita que necesita ayuda inmediata para superarlo, y no se someta al tratamiento indicado.

– Cuando nos sentimos prisioneros de nuestra relación, y desearíamos que esta persona desapareciera de nuestra vida.

– Cuando nuestra pareja ya no nos suscita ninguna de las emociones que antes nos hacían vibrar, soñar, o disfrutar de la forma en que únicamente él/ella lo conseguía.

– Cuando sintamos que no hay cariño mutuo en la relación.

– Cuando las diferencias en aspectos cruciales de cómo enfocar la vida sean insalvables.

– Cuando hayamos comprobado la imposibilidad de alcanzar acuerdos en las áreas básicas de la convivencia, o de la educación de los hijos, y/o cuando esta discrepancia cree confusión e inseguridad en los hijos.

Pero no nos confundamos, llegará un momento en que se nos pasará el apasionamiento de la atracción inicial y eso no significará que la relación esté terminada; si así lo creyésemos, estaríamos cambiando de pareja cada pocos años.

Un tema muy diferente es que se haya terminado el cariño, el respeto, la sintonía, la complicidad en aspectos básicos de la vida, la posibilidad de sentirse bien cada día, de reírse y disfrutar juntos, de compartir actividades, ocio, ilusiones…, entonces tendremos que poner punto final, a lo que hacía tiempo estaba agotado.

En definitiva, no puede haber una respuesta sencilla para un tema tan complejo como este, pero no actúe con impulsividad, medite bien la situación de ambos, los pasos a dar, el esfuerzo que deberían realizar los dos… y, finalmente, decida si quiere dar esa oportunidad.

Recuerdo a mi mujer y arruino la Navidad

PREGUNTA Leo sus consejos todas las semanas en este espacio y ahora me toca a mí ser usuario. Tengo 69 años. Mi mujer falleció hace tres años un 30 de diciembre, así que cada vez que se acerca el fin de año reacciono mal.

Me acuerdo y lloro, y les arruino las fiestas a mi hija, mi yerno y mi nieto de cuatro añitos, con quienes vivo. No sé cómo reprimirme. Ellos me dicen que no me preocupe pero siento que les hago mal. ¿Cómo puedo llevar mejor el duelo sin que se me note?

RESPUESTA DE LA EXPERTA Cuando se acerca el aniversario de la muerte de un ser tan querido, siempre son momentos difíciles, pero si además coinciden esas fechas con las fiestas navideñas, con frecuencia, resulta aún más complicado.

¿Qué puede hacer? Un homenaje a la figura de su mujer. Seguro que a ella le gustaría verles a todos bien, a usted, a su hija, su yerno, su nieto… Ese será su gran regalo, su mejor muestra de amor.

En lugar de pensar cuándo se acercan las fechas y cómo fueron los últimos días de su vida, piense cómo le gustaría a ella celebrar estas fiestas; concéntrese en los regalos que les haría a todos: a usted (y hágase un regalo en su nombre), a su hija, yerno, nieto…

Concéntrese en su nieto, será su mejor medicina y su principal ayuda. Oblíguese a estar especialmente ese día, pero durante todas las fiestas con él, juegue con él cuando peor se sienta usted, cante con él, hable con él, cuéntele cuentos, historias, anécdotas… La mejor forma de llenar su vacío será su nieto y la alegría que él infundirá en usted.

Es normal que el día 30 se le escapen las lágrimas, pero prométase a usted mismo y a su nieto, que después de esos minutos de nuevo sonreirán y de nuevo jugarán los dos, y lo harán con la alegría del niño de 4 años y con la alegría de su abuelo que puede disfrutarlo.

Recuerde, el regalo que estas navidades su mujer hará a toda la familia será su alegría y su firme determinación de hacer disfrutar a todos.

Muchos ánimos y ya verá como lo consigue.

Son inseparables

PREGUNTA No sabemos cómo gestionar mi mujer y yo lo siguiente. Han detectado a nuestro perro un cáncer sin remedio. Tiene 4 años nada más cuando su perspectiva de vida es de mínimo 10.

No sabemos cómo decírselo a nuestro hijo, que tiene 10 años y que cada día, desde los 6 años que lo vio por primera vez, juega con el perro y lo achucha y lo quiere un montón, son inseparables.

Ya empieza a quejarse de dolor en la zona afectada. Y encima todo esto en estas fechas. ¿Cómo se lo decimos? ¿Compramos otro para Reyes que pueda mitigar su dolor? Por favor, díganos cómo actuar.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Sin duda, para su hijo su perro es muy importante y sienten una unión muy especial, pero hay que prepararle para que asuma la realidad.

En estos casos, conviene que le pregunten cuánto quiere a su perro, qué es lo que más le gusta de él, qué sería capaz de hacer por su perro…, de tal forma que llegue un momento en que le digan que el animal está muy enfermo y que, a partir de ahora, sólo le queda sufrir cada día más.

No dejen en ningún momento que su hijo toma la decisión de cuándo “dormir” a su perro, eso les corresponde a ustedes, pero una vez conocida la realidad, cuanto antes mejor.

Cuando llegue el momento, asegúrenle que esa es una forma maravillosa de querer, que su perrito habría hecho lo mismo por él, que no querría verle sufrir sin remedio, que se ha dormido dulce y plácidamente, y que como su hijo se ha portado muy bien, y ha sido muy generoso dejándole “marchar”, el premio será otro compañero, al que pueda cuidar.

En consecuencia, es buena alternativa regalarle otro perro. Piensen, en este caso, si quizás es mejor opción adoptar un perro, en lugar de comprar; las protectoras de animales tienen muchos, y de esa forma su hijo sentirá que va a tener la gran oportunidad de cuidar a un perro que estaba solo, que estaba esperando que lo adoptase alguien como él.

Ya verán como su hijo termina reaccionando mejor de lo que ustedes se imaginan.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: