Nuevo enfoque para reducir o prevenir la fibrosis renal


Publicado 17/04/2019 13:27:04CET

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) –

Los hallazgos de una investigación realizada por la Universidad de Duke (EEUU) sugieren que la activación selectiva de los receptores de angiotensina (AT1) en las células T puede ayudar a reducir o prevenir la fibrosis renal.

La fibrosis renal, afirma la investigación publicada en ‘American Journal of Pathology’, dificulta la función renal y puede conducir a una eventual insuficiencia renal. Usando ratones genéticamente alterados, el estudio ha investigado los mecanismos de interacción entre las células T, los receptores AT1 y los macrófagos para comprender su papel en la inhibición de la fibrosis renal.

El investigador de la División de Nefrología de la Universidad de Duke, Steven D. Crowley, ha explicado que “estos estudios son importantes porque sugieren que, en lugar de utilizar bloqueadores globales de los receptores de angiotensina, se deberían desarrollar medios para bloquear los receptores AT1 directamente en el riñón mientras se preservan las funciones de los receptores AT1 en las células inmunitarias”.

Asimismo, continúa el investigador, “los receptroes AT1 pueden atenuar la fibrosis renal al restringir la infiltración renal o la diferenciación de células mieloides proinflamatorias y fibróticas”.

Ratones alterados genéticamente con una deleción específica de células T del subtipo dominante de receptor AT1 de ratón y un grupo de control se sometieron a obstrucción ureteral unilateral (UUO) para producir obstrucción renal y fibrosis. Los investigadores encontraron que 14 días después de la obstrucción, los ratones con esta deleción genética mostraron un aumento de los depósitos de colágeno, lo que es indicativo de fibrosis exagerada, y niveles elevados de ARNm para citoquinas secretadas por células auxiliares T de Tipo 1 (Th1), en comparación con los ratones de control.

Los investigadores también estudiaron ratones que eran deficientes en el factor de transcripción T-bet, que impulsa y sostiene la diferenciación de Th1 en las células T. Sin la capacidad de inducir una respuesta Th1, estos ratones mostraron menos deposición de colágeno después de la UUO en comparación con los ratones de control.

A través de una mejor comprensión de los mecanismos patológicos subyacentes a la fibrosis renal, los investigadores esperan desarrollar tratamientos dirigidos. El doctor Crowley concluye que “la activación del receptor AT1 en las células T mitiga la fibrogénesis renal al inhibir la diferenciación Th1 y la acumulación renal de macrófagos pro-fibróticos”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook