Ordenan detención provisional y formulan cargos a tercer sospechoso del asesinato de 7 jóvenes en Colón


La legalización de la aprehensión e imputación de cargos por la presunta comisión de los delitos de homicidio agravado, feminicidio, robo agravado y privación de libertad decretó este jueves, 6 de agosto, un juez de garantías al tercer sospechoso en el caso de la masacre de 7 jóvenes en Colón.

La audiencia, que se realizó de forma virtual en el Sistema Penal Acusatorio de la provincia de Colón, empezó a la 1:00 p.m. y terminó a las 3:00 p.m. Los fiscales del Ministerio Público estaban en las oficinas de Puerto Escondido.

El imputado Reynaldo Cuadra, de 25 años de edad, alias Rey o Moustruo, fue detenido en el sector 2-4 en Puerto Escondido cerca a Valle Verde donde vivían las víctima, y fue señalado por el segundo sujeto investigado por este macabro hecho.

La decisión se dio ante la solicitud de la Sección de Homicidio y Feminicidio de la Fiscalía Regional de Colón, informó este jueves, 6 de agosto, el Ministerio Público.

Los familiares de las víctimas piden justicia severa para los responsables de la muerte de los jóvenes y afirman que necesitan una explicación de qué fue lo que ocurrió. “por qué mataron a nuestros muchachos, eran sanos y con sueños“, expresaron.

Para este viernes, a las 8:30 a.m., se tiene previsto la audiencia de prueba anticipada y a las 11:00 a.m. y la audiencia de vulneración de derechos de Miguel Almanza, primer imputado en el caso, solicitado por el defensa.

Ayer, también se le imputaron cargos por la supuesta comisión de los delitos de homicidio, feminicidio, robo agravado y privación de libertad, el juez de garantías Manuel Sánchez, segundo sospechoso investigado en el caso.

Este segundo sospechoso fue aprehendido por las autoridades el martes 4 de agosto. Esto, luego de que fuera entregado por parte de un familiar. Reside en el sector de Valle Verde, de donde también eran las víctimas.

El pasado 17 de julio, en el área boscosa de José Domingo Espinar fueron hallados muertos siete jóvenes, entre los 15 a 23 años de edad, hecho que causó consternación en todo el país. Seis sobrevivieron.

A la fecha, las autoridades también formularon cargos y ordenaron la detención provisional al primer sospechoso detenido. Según el abogado de este último, su cliente es un “chivo expiatorio” que debe ser liberado.

Sobre este tema, los fiscales indicaron que en efecto “las circunstancias cambiaron” por lo que esta primera persona capturada podría solicitar una revisión de la medida cautelar de detención preventiva.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook