Palabra positiva de 2020 | La Prensa Panamá


Teletrabajo es palabra estimada por mis contertulios. La palabra positiva del año. Se asocia a teleeducación (learning), que ha salvado, en parte, la cara del relevo generacional. Los no-conectados (inconectados) integran la mitad de la juventud. Aumentará los bolsones de pobreza y pobreza extrema.

Teletrabajo y teleeducación son vocablos compuestos de telecomunicación y sustantivos fuertes que signan sectores del quehacer humano. Trabajo se origina en el tripaliare latino, sobre los rigores de la esclavitud. El esfuerzo físico, sobre todo en el cultivo de la tierra, semejaba azotes. Teletrabajo bendito. Remoto. Sin mascarilla y sin careta.

Educación es palabra de origen latino (educatio). Representa la guía de los niños, cómo se sacan adelante.

Estas palabras se relacionan con otra citada: la economía. Existe la perspectiva y el sueño de que mejore, que se reactive, y que se sigan los pasos de aquellos sectores que han salido mejor librados. Telecomunicaciones es sector puntero en la reactivación económica. Con la logística, finanzas, comercio internacional, construcción y minería.

¿Qué se necesita para que haya conectividad nacional 100% que incremente el teletrabajo y la teleeducación, y cierre la ofensiva brecha digital, factor crucial de desigualdad?

A estos vocablos se unen solidaridad y gratitud, de comportamientos y sentimientos, en contraste con egoísmo y mezquindad. Gratitud es un valor estimable de agradecimiento y reconocimiento por hechos y gestos de persona o personas.

Lo positivo: solidaridad. Son aplaudidas las causas de adhesión o apoyo a los demás, sobre todo aquellos que están pasando las de Caín. Por el duelo y secuelas de la enfermedad; o sin ingresos para subsistir. Casi 4 mil familias destruidas porque sus seres queridos cayeron. Y miles más han quedado con secuelas, no obstante haberse recuperado.

Solidaridad deriva del adjetivo latino solidus: sólido, firme, compacto. Es sólido ese gesto de ayuda al prójimo.

En contrapartida, lo negativo: la corrupción política. Marca incluso más que pandemia, covid y coronavirus (en el lenguaje coloquial se alterna su significado). Se adiciona político y egoísmo. Ambas de origen latino.

Esa corrupción es el acabose de la nación, y se manifiesta en pus por el tejido social. En los últimos cinco años es el término negativo más famoso. Se cimenta. No recula.

Los contertulios lo sienten, como si se tratase de una gangrena nacional. Desde la política, se busca sacar ventaja, no importa que sea ilegítima, y en forma secreta. Aunque después se destape el entuerto, en una época en que la tecnología ha desarrollado un rayo x ante cualquier hecho, positivo o negativo.

¿Cuál es el nivel de corrupción de Panamá en relación con otras naciones? Las expresiones de este mal son el soborno, el tráfico de influencias, el fraude, la malversación, el compadrazgo, el caciquismo, la prevaricación, el nepotismo y su efecto es la impunidad, que lacera, empobrece y aquieta el progreso.

Pandemia, cuarentena. No es época de palabras bonitas. Pandemia y cuarentena son las palabras que las academias de la lengua española han registrado como las más usadas. De poco uso, pandemia se remontaba a la historia o a situaciones lejanas, nunca pensadas como tan próximas, y cuarentena, restringida al mundo aduanero.

De cuarentena, aislamiento por 40 días, en un principio, ha surgido cuarentenar. Países. regiones y comunidades que han sido puestas en restricción de movimiento, para evitar aglomeraciones y contagios.

A cuarentena y pandemia, se suman coronavirus, confinamiento y contagio, según la selección realizada por las academias.

El autor es periodista, filólogo y docente



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook