Panamá hacia la reducción y el reemplazo progresivo de los plásticos de un solo uso


A partir de julio 2021, Panamá iniciará su camino hacia la reducción y el reemplazo progresivo de plásticos de un solo uso, por medio de las disposiciones de la Ley No 187.

La transformación se da después que el presidente de la República, Laurentino Cortizo, sancionara esta ley que establece el marco normativo que rige sobre los productos de un solo uso en el país, como parte de la política pública ambiental del Estado.

El reemplazo progresivo recae sobre 11 artículos de un solo uso, por productos manufacturados con materias reutilizables, reciclables, biodegradables o compostables. El proceso de prohibición al uso general y la comercialización se desprende en tres fases: en la primera, que inicia en julio 2021, se encuentran los hisopos plásticos para el oído, cobertores de plásticos para ropa de lavandería, varillas plásticas, para sostener globos, palillos plásticos para dientes, palillos cóctel de plástico, palillos plásticos para caramelo y anillos para latas.

En la segunda, que inicia en julio de 2022, se encuentran los empaques plásticos para huevos, revolvedores de plástico desechables y platos plásticos desechables. La tercera y última inicia el 31 de diciembre de 2023 para los carrizos plásticos.

“Cuando establecimos los diversos tiempos tuvimos un consenso, ya que los que entran a regir en julio de 2021 son los que menos golpean a la industria panameña, pero ya en 2022 y 2023 entran los que, sí impactan”, expresó el diputado independiente y proponente de la ley, Edison Broce, durante un conversatorio virtual de la fundación Tortuguías.

La norma prohíbe el reemplazo de plásticos de un solo uso por opciones etiquetadas como plásticos biodegradables. Además, exenta a los carrizos plásticos que deban ser usados para la prestación de servicios médicos, haciendo que solo puedan ser adquiridos con prescripción médica. También le permite a la Autoridad del Canal de Panamá dictar sus propias políticas internas para la reducción y reemplazo de productos de un solo uso de acuerdo con lo que le resulte más factible y conveniente para la operación del Canal y su seguridad hídrica.

“A nivel mundial, el 91% de los plásticos de todo tipo no son reciclados, y de esa cifra el 50% es de un solo uso”
EDISON BROCE
DIPUTADO

Broce indicó que la legislación busca sacar del mercado los 11 productos y reemplazarlos por unos biodegradables. “Lo que se ha optado es por reducir los plásticos de un solo uso que más se utilizan y que ya cuentan con un reemplazo. Si no cuentan con uno, no se pueden eliminar”, aclaró.

Reconoció que con la ley no pretenden eliminar los plásticos de la noche a la mañana porque es imposible, ya que el plástico es el elemento más utilizado de este siglo, sobre todo, en medio de la pandemia.

Sandra Álvarez fundadora de Tortuguías, por su parte, señaló que la norma va a ser un antes y un después, así como lo fue la Ley 1 de enero de 2018 que prohíbe el uso de bolsas de plástico. “Cada ley tiene sus puntos positivos y negativos, pero sabemos que al final nos acostumbramos y adaptamos. Siempre debemos ver el lado positivo de las cosas”, comentó.

Con la Ley No. 187 se crea un plan estratégico nacional para la reducción de plásticos de un solo uso, en el cual se establecerán los objetivos específicos para que se cumplan las acciones necesarias para lograr el reemplazo progresivo de los 11 artículos ya mencionados. El Ministerio de Ambiente, entidad encargada del plan, deberá establecer indicadores y supervisar el avance de las metas establecidas y rendir cuentas a la ciudadanía sobre los avances y resultados al respecto.

Aunque se han asignado las autoridades responsables de fiscalizar el cumplimiento de la norma, Broce manifestó que se necesitará de la fiscalización ciudadana “porque no podemos dejar el peso a una persona o institución, todo es un trabajo en equipo. También es un tema de voluntad y ojalá que con los esfuerzos el país lo logre”.

En un plazo de tres meses, el Ministerio de Ambiente reglamentará la ley.

Visibilidad regional

En el encuentro virtual, el diputado independiente destacó que con la Ley No. 187 Panamá se convierte en el país pionero de la región por tener una norma robusta sobre el plástico de un solo uso. “A nivel de legislaciones regionales que reducen plásticos de un solo uso de manera correcta, el país pionero en lograrlo ha sido Panamá, estamos tratando que eso pueda inspirar a otros países que puedan estar discutiendo una ley similar”, señaló.

Un ejemplo de ello, de acuerdo con Broce, es lo que vive Colombia que está por debatir un proyecto de ley que busca prohibir el plástico de un solo uso. Según la revista Semana, el proyecto de ley 274 de 2020 se volverá a presentar el 20 de julio para que sea debatido en la próxima legislatura, después que no pasara el primer debate, el año pasado.

Sensibilización ambiental

El diputado independiente dijo que con la ley no solo se encuentran tratando temas referentes a la contaminación, sino también promover una cultura de sensibilización, educación y comunicación sobre los impactos ambientales respecto a la utilización de plásticos de un solo uso, en la cual se resaltará la importancia del reciclaje y la reutilización.

A nivel mundial, el 91% de los plásticos de todo tipo no son reciclados, y de esa cifra el 50% es de un solo uso, según el diputado.

La fundadora de Tortuguías agregó que de más de 407 millones de toneladas que se producen al año, solo el 9% del plástico se recicla. Añadió que debido a la excesiva generación de basura, hoy existen islas de plástico en el mar del tamaño de Francia.

Para Broce, tener la ley en medio de una pandemia significa enviar el mensaje preciso para la próxima década. “Las decisiones que se mandan hoy a la industria del plástico definirán la década, es decir, va a traducirse en inversiones adecuadas dentro de lo ambiental y no bajo el mismo sistema de hace 40 años. Es un buen momento para que las empresas se adapten a lo que viene y le enfoquemos buena cara a la ley”, dijo.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook