Por siempre, Reyna | La Prensa Panamá


Antes de fallecer, la modelo y reina de belleza Reyna Prescott tenía un último deseo: que su autobiografía Por Siempre Reyna, en la que narra sus vivencias, finalmente viera la luz.

Esto fue posible gracias a un trabajo arduo por parte de su familia, que recolectó los escritos que ella fue plasmando mientras se encontraba en tratamiento médico por el cáncer de seno que padecía, en el Instituto Oncológico Nacional (ION).

En el libro ella narra las etapas más importantes de su vida, desde la infancia hasta la adolescencia, pasando por sus experiencias en el modelaje, que la llevaron a ostentar la corona de Miss Atlántico Panamá 2014 y, luego, a representar al país en el certamen de belleza Miss Atlántico Internacional 2015 —celebrado en Punta del Este, Uruguay— en el que consiguió la corona.

Un trabajo con amor de familia

Este libro de diez capítulos fue posible porel trabajo de un equipo conformado no sólo por la familia sino por personas como el escritor Frank Bonifatti, el profesor Ariel Barría, la diseñadora Silvia Fernández Risco, y fotógrafos como Omar Torres, quién tomó la portada del libro. ‘Por siempre Reyna’ está disponible en ‘El Hombre de la Mancha’ y una parte de las ganancias será donada al ION.

No obstante, ese mismo año tuvo que afrontar el reto más importante de su vida. La diagnosticaron con cáncer de seno y, a partir de ahí, emprendió una batalla que si bien le fue difícil sobrellevar, la asumió con valentía hasta el último instante.

Un ejemplo a seguir

Los familiares y amigos de Reyna coinciden en que su humildad y su carisma hacían de ella una persona que transmitía luz y esperanza, al tiempo que era una persona perseverante, que conseguía cada meta que se proponía.

Selma Jordán recuerda que su hija siempre quiso ser una modelo, tanto así que tan pronto se graduó de la escuela secundaria, a los 18 años, se inscribió en una academia de modelaje en la que inició su carrera.

“Ella lograba lo que se proponía. Por ejemplo, cuando compitió en Uruguay, ella se preparaba muy bien al punto que leía mucho para dar buenas respuestas a las preguntas del jurado. Ella decía que esa era su parte favorita y logró sacar el mejor puntaje con sus respuestas”, recordó.

De igual forma, su hermana Tamara Hill la recuerda como una persona “increíble”, con una fortaleza con la que daba fuerza a su familia en medio de ese momento difícil. “Este no es un libro de dolor, es un libro de una reina en victoria que quiso transformar una situación adversa en algo positivo”, aseguró.

La diseñadora Natalia Bogdanova —quién trabajó con Reyna— la recuerda como una profesional comprometida con su trabajo y, sobre todo, como una persona cariñosa que era “un ángel en la Tierra”. “Siempre estaba dispuesta a ayudar al otro y a brindar esa mano amiga”, expresó.

Prescott logró obtener la corona de Miss Atlántico Internacional 2015. Facebook



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: