Puntos claves en el derrumbe vinotinto


Pese a contar con más de año y medio de trabajo, Venezuela no logró el objetivo

Emil Fadlallah | CARACAS.- Muchos lo cuentan y no lo creen, Venezuela se quedó sin Mundial luego de finalizar la primera fase como líder en su grupo, siendo la mejor selección en esta instancia. Pero un bajón en los últimos momentos despertó del sueño mundialista a La Vinotinto de Dudamel.

Las expectativas eran altas, el objetivo claro. Venezuela se preparó para clasificar al Mundial; por ende, no obtener un cupo es sinónimo de fracaso. Fue más de año y medio de trabajo traducidos en 29 módulos y numerosos amistosos dentro y fuera del país.

La fase de grupos se superó con una nota alta. Los criollos fueron un equipo compacto y ordenado que, con el juego directo, logró dañar a todos. El comienzo del hexagonal nos puso a soñar: igualar ante Uruguay y tomar revancha contra Brasil nos dio opciones reales de pensar en Polonia.

Pero llegó el declive, tres derrotas consecutivas hizo que Venezuela se despidiera de la cita mundialista y aquí están algunas de las claves:

En el fútbol los equipos rivales estudian y analizan a sus rivales para poder inhabilitar sus virtudes. Argentina y Colombia tomaron nota del estilo de juego venezolano y lograron borrarlo de la cancha.

No hubo “plan B”, algo que está ligado a lo dicho anteriormente, estos dos factores van de la mano. Dudamel no encontró la fórmula para llegar por otros caminos al gol, convirtiéndose en un equipo predecible; indiscutiblemente a la selección le faltó juego e ideas claras. ¿29 módulos y no hay más opciones que tirar un pase largo al jugador de Gimnasia y Esgrima de La Plata?

El estratega nacional siempre apostó a los mismos jugadores, desde fase de grupos hasta el último partido del torneo. La poca rotación hecha pasó factura en los encuentros finales; incluso, Venezuela pudo rotar su once inicial para darle descanso a algunos futbolistas contra Bolivia previo al hexagonal porque ya contaba con la clasificación, pero esto no sucedió. Además, Rafael Dudamel siempre apostó por realizar los cambios en instancias finales. Para ser más contundente, de los 23 convocados al Sudamericano, solo catorce contaron con la confianza del técnico venezolano. ¿Qué ocurrió con los demás?

Hay un factor muy importante que no se puede pasar por alto: el tema anímico. Luego del encuentro con Argentina, la escuadra criolla no logró sacarse la derrota para afrontar a Colombia y Ecuador.

Está claro que son jugadores  jóvenes que aún tienen mucho que aprender, no están exento a los errores. Jan Hurtado debe controlar su carácter, dejó a la selección -innecesariamente- con un hombre menos en par de ocasiones; Samuel Sosa  y Jesús Vargas -cuando vio minutos- pecaron de individualistas en diferentes pasajes del encuentro y Carlos Olses fue un mar de dudas en el arco vinotinto, no transmitió la seguridad necesaria en su portería.

Ahora, sin haber obtenido el cupo al mundial, el foco estará en la selección mayor y la Copa América 2019 que se disputará en Brasil a partir del 14 de junio.



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook