¿Qué comeremos dentro de 100 años? La carne sintética creada en laboratorios será la alimentación del futuro


La producción y el consumo de carne suponía, según la ONU, un 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2019. La deforestación para el cultivo de los piensos, el transporte de mercancías y los eructos de las vacas son algunos de los factores que causa esta contaminación.


Estos datos incrementan con el paso de los años a medida que crece la población en el planeta. Se estima que la Tierra llegará a 9.000 millones de habitantes en 2050, por lo que la superficie terrestre destinada al ganado deberá ampliarse considerablemente. Para garantizar una alimentación con carne que no suponga un impacto nocivo para el medioambiente se está desarrollando tecnología para crear el alimento del mañana: las foodtech.

Las foodtech son proyectos que emplean la tecnología para transformar la industria agroalimentaria y convertirla en más sostenible y eficiente con vistas al futuro. Generalmente, estas investigaciones forman parte del trabajo de startups muy innovador que tratan de encontrar soluciones tecnológicas a problemas contemporáneos, como el crecimiento demográfico, el cambio climático, la escasez de recursos naturales, etc.

Eatable Adventures es una compañía española que apuesta por invertir en empresas que desarrollan en la alimentación del mañana. A través de su página web, Eatable Adventures asegura haber conseguido en menos de 3 años “más de 22.500 fundadores y emprendedores”.

De la mano de esta empresa se han desarrollado diferentes startups, como Heura, Nova Meat, Too Good To Go o La Cabaña Verde. Todas ellas, apuestan por un sistema de alimentación sostenible, que evite el desperdicio de comida y dañar el medioambiente. Hoy, hablaremos de algunas de las empresas que han colaborado con Eatable Adventure para desarrollar su carne en laboratorios, libre de crueldad animal y con menos efectos invernaderos.

Cocuus: la empresa navarra que está detrás de la impresión 3D de filetes

La compañía con sede en Cizur Menor (Navarra) logró fabricar chuletones artificiales gracias a una impresora 3D. Además de chuletas, también consiguieron recrear el beicon, costillas de cordero y filetes de salmón.

Imagen de unos 'nuggets' de pollo publicada por 3D Bioprinting Solutions

Según Paatxi Larumbe Beramendi, CEO de Cocuus, el proceso se inicia con las células, una papilla sustancia cárnica o vegetal con la que se fabrican las chuletas. De este modo, afirma que sus filetes pueden realizarse con las partes menos aprovechables de una vaca, o incluso podrían ser creadas en un biorreactor, sin necesidad de matar a un animal.

En los biorreactores, únicamente sería necesario tomar una muestra del animal (sin sacrificarlo) y, con sus células madre, se construirían fibras con las que imprimir la carne sintéticos. Sin embargo, Larumbe explica que “todavía no están en el mercado porque se encuentran en fase experimental, sin base regulatoria”.

Larumbe considera que su sistema podría ser una solución a un problema al que nos encaminamos para el 2050: “No hay vacas para 10.000 millones. Si conseguimos hacer fábricas con biorreactores de las que salgan chuletones y carne sin necesidad de que entren vacas en ella, resolveremos un problema del mundo”.

Recientemente, Cocuus también está trabajando en un atún en lata vegano con un sabor muy parecido al real. Así lo ha compartido Larumbe en su LinkedIn.

¿Cuál es el futuro de la carne de laboratorio?

La consultora global AT Kearney pronosticó en 2020 que en 2040 la mayoría del consumo de carne del mundo tendría su origen en cultivos en laboratorios o de opciones de carne vegetal. Aunque todavía queden 19 años para comprobar si esta previsión se cumple o no, cada vez son más las empresas que comienzan a investigar y a producir estos productos.

Dentro de poco, el pollo de laboratorio será habitual en las cartas de los restaurantes de Singapur.

En diciembre de 2020, Singapur e Israel se convirtieron en los primeros territorios de la Tierra en producir carne creada en laboratorio. Mientras tanto, en España, también se está investigando.

Aparte de Cocuus, existe la empresa vasca BioTech Foods, que obtuvo la primera financiación de la Comisión Europea para desarrollar la alimentación del mañana. El propósito es conseguir que al menos el 30% del consumo de carne se origine en laboratorios para 2040.

Según el estudio ‘The Global Impacts of Food Production’ realizado por unos científicos de la Universidad de Oxford, cada kilo de carne supone el malgasto de 15 mil litros de agua. Por lo tanto, esta carne cultivada en laboratorios podría suponer un impacto positivo para el futuro de la humanidad.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



Source link

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: