¿Qué sonidos corporales escuchan los médicos con el estetoscopio?


El estetoscopio es la herramienta más típica de un médico de atención primaria. Inventado en 1816, es una membrana contactada a unos tubos de goma que van a los oídos del doctor. Se trata de una herramienta fundamental que puede captar varios sonidos en el cuerpo, no sólo el corazón.

Tal y como recoge en un reportaje la BBC, en el corazón no sólo se captan latidos, sino hasta cuatro sonidos diferentes.

Los sonidos del corazón

En condiciones normales, hay dos ruidos separados entre sí por dos silencios, llamados pequeño y gran silencio, respectivamente. En algunas ocasiones hay un tercer ruido y, menos frecuentemente, un cuarto.

Según el Texas Heart Institute, “los sonidos del corazón, a menudo se describen como un constante lub-dub, lub-dub. El primer lub-dub es el sonido que producen las válvulas mitral y tricúspide al cerrarse. El segundo lub-dub es el sonido que producen las válvulas aórtica y pulmonar al cerrarse inmediatamente después”.

“Pero si hay un problema, aparte de este lub-dub normal, puede producirse un soplo. Al escuchar el corazón con un estetoscopio, el médico puede determinar si el sonido anormal indica turbulencia. Esto se denomina soplo cardíaco“, dice esta institución estadounidense.

“A nivel cardiaco podemos identificar los dos ciclos cardiacos (diástole y sístole). Si el cierre de las válvulas cardiacas fuera inadecuado se auscultarían soplos. Si existiera líquido en la capa más externa del corazón, escucharíamos un ruido que conocemos como roce. Incluso podemos apreciar el ritmo cardiaco y diagnosticar una posible arritmia, que validaríamos con un electrocardiograma”, declara a la BBC el doctor José Carlos Cueto González, médico especialista en neurología pediátrica en la Universidad La Salle, en México.

Pulmones

Otro órgano importante con el que el estetoscopio es útil son los pulmones. 

“En relación a lo respiratorio, con la auscultación se puede diagnosticar si hay ruidos o no y hacia qué orientan éstos“, dice Cueto.

“El ruido normal del pulmón se llama murmullo vesicular y es como el viento atravesando un bosque. La ausencia de él puede indicar un derrame pleural (acumulación de líquido), una neumonía (la infección de uno o varios pulmones) o un posible enfisema (daños en los sacos de aire de los pulmones)”, asevera este facultativo.

“Si aparecen otros ruidos, como estertores (pequeños ruidos chasqueantes al inhalar), sibilancias (ruidos chillones por vías respiratorias estrechas) o estridor (similar a las sibilancias), pueden sugerir en el mismo orden neumonía, asma o trastornos en la laringe“, explica.

Estómago

Otro lugar donde el médico te puede auscultar es el estómago. Al ser huecos los intestinos, se producen ruidos cuando la comida pasa por ellos. Estos sonidos se llaman borborigmos. Estos son normales, pero otros sonidos pueden indicar problemas como gases, líquidos, obstrucciones o bloqueos.

“En el abdomen buscamos si los ruidos hidroaéreos (borgorigmos) están aumentados, disminuidos o ausentes, y su localización nos puede orientar a una obstrucción intestinal o a un proceso inflamatorio tipo apendicitis“, dice el doctor Cueto.

Otros lugares

Pero hay otros lugares donde se puede aplicar el estetoscopio: “También podemos auscultar vasos sanguíneos, como los del cuello, buscando soplos que pudieran orientarnos hacia trastornos vasculares, o incluso soplos en la glándula tiroides”, dice Cueto.

“Y podemos auscultar el cráneo, en zonas oculares, temporales y parietales, descartando soplos que pudieran orientar una malformación vascular (un tipo de marca de nacimiento)”, añade.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook