Raven Software superó la brecha de 500.000 jugadores expulsados en Call of Duty: Warzone


El estudio desarrollador de Call of Duty: Warzone, Raven Software, informó que durante los últimos días expulsó a más de 30.000 cuentas con actividad sospechosa dentro del juego. De este modo, el conteo de expulsados al día de hoy supera los 500.000 jugadores: una marca que preocupa, siendo que para febrero de este mismo año, el conteo estaba en 300.000 jugadores expulsados desde la salida del título, que se convirtió en uno de los juegos free to play con más alta demanda del mercado. La llegada de “tramposos” no se detiene y por esto es que Raven Software está constantemente analizando los datos de las partidas, atendiendo reportes y más, con el objetivo de mantener un juego justo para todos los participantes.

La particularidad de las cuentas sospechosas consiste en que en su mayoría, son usuarios de PC. Esto es así dada la facilidad con la que se pueden implementar distintos hacks que, por ejemplo, permiten disparar y acertar a la cabeza sin siquiera apuntar. En el caso de los jugadores de consola, se toma en cuenta el uso de distintos glitches y exploits del juego para sacar ventaja ante los rivales. Ambas circunstancias de juego son analizadas por un equipo de seguridad dedicado, cuya tarea es expulsar periódicamente cuentas que presentan este tipo de actividades perniciosas para el juego, más allá del análisis de los reportes confeccionados por la propia comunidad.

No se trata de una situación nueva ni mucho menos: los “tramposos” vienen asolando la obra de Raven Software desde su concepción. El mes pasado se pronunció al respecto Amos Hodge, Director Creativo en Raven Software: “Nadie detesta a los tramposos más que nosotros. Esto nos llevó a crear un equipo de seguridad dedicado. Lo que diré al respecto es que tenemos herramientas para reportar y que expulsamos una enorme cantidad de gente, y les aseguro: nadie odia a los tramposos más que nosotros. Hacemos todo este contenido para los jugadores y mientras que algunos se molestan al pensar que arruinamos el juego, yo estoy molesto porque esto está arruinando parte de uno de los mejores trabajos que hice en mi vida”.

Y agregó: “Dejamos todo el corazón en este contenido. Tenemos más de 100 millones de jugadores y recién lanzamos hace poco más de un año. Esto ha sido algo enorme y para el equipo representa el mejor trabajo que jamás hemos hecho. Tener tramposos que vengan y lo arruinen nos molesta más que a nadie. Nuestro equipo de seguridad está muy en el tema, y seguiremos realizando actualizaciones para mejorar”.

Call of Duty: Warzone fue lanzado en marzo del año pasado y durante 2020 logró convocar a más de 250 millones de jugadores según reportes de Activision. Los últimos meses de este año no bajó de los 100 millones de jugadores concurrentes mensuales, lo cual habla del rotundo éxito que supone este nuevo formato para Call of Duty, al punto tal de que está transformando la perspectiva que tiene Activision sobre el ritmo de las entregas y cómo manejar la franquicia. Desde Raven Software aseguran que es muy difícil controlar el asunto con los jugadores tramposos, pero confían en su propio equipo de seguridad como también en la comunidad.

En su reciente cambio en las políticas de seguridad y condiciones de uso, Raven Software incluyó varios elementos novedosos respecto al tratado de las expulsiones. Uno que particularmente generaba dudas entre la comunidad era la posibilidad de una expulsión permanente que no sólo tenga efecto sobre una cuenta, sino también sobre la plataforma en la que se juega, mediante la identificación que ofrece el hardware: una expulsión permanente. Raven Software fue claro al respecto: “Muchos preguntaron si hacemos expulsiones por hardware. En efecto, lo hacemos contra aquellos que reiteran la conducta o lo hacen de una forma serial. Esto es una parte crucial en nuestra meta de combatir a los tramposos reincidentes”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: