Recuperar la gloria en 2021, el reto de Bollywood


Sus bailes y canciones suelen hacer que los indios escapen de la rutina, pero Bollywood ha atravesado un año muy complicado a causa de escándalos, decesos de estrellas y la pandemia. Para 2021, el cine indio quiere recobrar el lustre perdido.

La industria cinematográfica más prolífica del mundo, radicada en Bombay, tuvo que encarar la muerte trágica, con solo 36 horas de diferencia, de dos de sus ídolos: Irrfan Khan y Rishi Kapoor, en abril.

El cortejo fúnebre continuó con los fallecimientos del compositor Wajid Khan (42 años, a causa de la Covid-19) y del director Basu Chatterjee; de la primera coreógrafa de Bollywood, Saroj Khan y del cantante S.P. Balasubrahmanyam, autor de 40 mil canciones del cine.

Proyecciones 2021 ¿Sala o ‘streaming’?

Hollywood habló de proyectar filmes en salas y en plataformas digitales a la vez (Warner Bros prevé hacerlo para todos sus estrenos de 2021). Bollywood no ha dicho nada.

Los cineastas ruedan sus filmes en condiciones adaptadas al modo de proyección previsto con la producción, dijo el director y actor Anurag Kashyap, por lo que ‘estudios y distribuidores deben mantener sus promesas’.

Pero fue sin duda el suicidio del actor Sushant Singh Rajput (34 años) el que suscitó la mayor conmoción, especialmente tras el arresto de su exnovia, la actriz Rhea Chakraborty, acusada de haberle comprado droga. Algunos medios se ensañaron con la estrella, de 28 años, acusándola de haber recurrido al cannabis y a la magia negra para conducir a Rajput al suicidio.

Personalidades como la superestrella Deepika Padukone fueron interrogadas en septiembre por la policía, en el marco de la investigación, antes de que Rhea Chakraborty fuera liberada bajo fianza al cabo de varios meses detenida. Algunos se refirieron a Bollywood como un entorno marcado por las desigualdades y depravado por el consumo de drogas.

“La campaña de difamación llevada a cabo por algunos medios contra la industria del cine fue espantosa”, declaró la actriz Swara Bhasker. “El año ha sido terrible”, agregó.

Al mismo tiempo, el nuevo coronavirus obligó a los productores de películas a hacer una pausa en los rodajes de Bollywood, corazón de la industria del celuloide en hindi, o de otros feudos regionales del cine indio.

Sin embargo, en los platós abundan los mensajeros, los figurantes y los trabajadores mal pagados.

“La pérdida de empleos y de ingresos fue perjudicial para muchos de ellos”, subrayó Swara Bhasker. Las producciones se han reanudado de forma provisional pero las restricciones contra la Covid-19 les impiden rodar las características escenas musicales.

Los cines, cerrados durante meses, reabrieron en octubre pero los espectadores, temerosos de contagiarse del coronavirus, no se atreven a pisar las salas.

Los estrenos de las películas en cines están paralizados y los productores recurren cada vez más a las plataformas de streaming, en pleno auge. Es el caso del filme policíaco Ludo, estrenado en Netflix el mes pasado y en el que participa el actor Abhishek Bachchan. No obstante, él consideró que la experiencia del cine “no podría reemplazarse”.

“Nos gusta ir al cine y ver películas en pantalla grande, saboreando nuestras palomitas de maíz, las samosas y las bebidas frías, con amigos, familia”, dijo.

Para el director y actor Anurag Kashyap, que actúa en AK vs AK, una comedia negra que esta semana se estrena en Netflix, “algunas películas requieren ser proyectadas en la gran pantalla”.

Confrontados a las pérdidas, muchos cines echaron la persiana y otros tantos se plantean hacerlo, advirtió Komal Nahta, experto en el mercado cinematográfico. “Esto será catastrófico”, vaticinó a la AFP.

Pero otros observadores, más optimistas, apuntan que el avance en la vacunación permitirá que el cine indio pueda protagonizar un regreso teatral digno de las mejores películas de Bollywood.

“Cuánto tiempo hará falta, no lo sé”, reconoció Komal Nahta. “Pero será un gran Big Bang”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: