Renta mínima a empresas gana nuevos adeptos


Propuesta por el Tesoro de Estados Unidos, respaldada por el Fondo Monetario Internacional y aplaudida por países como Alemania y Francia, la perspectiva de un impuesto mínimo global a la renta empresarial cobra fuerza.

Esta iniciativa, que tiene como objetivo acabar con la competencia por impuestos a la baja entre países y el uso de paraísos fiscales por parte de las empresas, estará en la agenda de los ministros de Finanzas del G20 cuando se reúnan virtualmente el miércoles, y el grupo podría dar a conocer una propuesta en julio.

La idea ha sido promovida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pero recibió un nuevo impulso esta semana cuando la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, aseguró que buscaría un acuerdo en el G20.

Juntos podemos usar este impuesto mínimo global para asegurarnos de que la economía prospere sobre la base de una mayor igualdad de condiciones de tributación para las empresas multinacionales, señaló Yellen.

Esta armonización fiscal, destinada a imponer un mínimo gravamen a las empresas independientemente del país donde se encuentren, buscaría evitar que las empresas eludan impuestos estableciendo sedes en países con tasas más bajas, una práctica frecuente entre las firmas de tecnología que drena recursos de las arcas gubernamentales.

Estados Unidos redujo su tasa impositiva corporativa en 2017 durante el gobierno del expresidente republicano Donald Trump. Pero su sucesor, el demócrata Joe Biden, propuso la semana pasada aumentar la tasa nuevamente para financiar un plan masivo de infraestructura y empleos de más de 2 millones de millones de dólares.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: