Sobredosis fan


Los Backstreet Boys han vuelto a España con dos superconciertos en Madrid y Barcelona. Como una decisión casi de último minuto, me planté en el Palacio de Deportes de la capital acompañado por tres amig@s para disfrutar de una noche épica recordando la música de los años 90.

Luciendo una divertida camiseta con una foto de las Spice con los Back (porque uno puede ir a un concierto de los rivales de las Spice Girls pero sin dejar de apoyarlas) me entregué a la noche y disfruté como un enano con temazos tan épicos como The Call, Get Down, Quit Playing Games y, por supuesto, Everybody (Backstreet’s Back), que fue un auténtico delirio para todos los presentes.

Cantando en riguroso directo y sin apenas coros pregrabados (excepto cuando al final del show estaban ya agotados pese a seguir dando saltitos como veinteañeros), Kevin, Nick, Brian, AJ y Howie nos ofrecieron un conciertazo maravilloso que, aunque fue el mismo que trajeron a España antes de la pandemia, poco o nada parecía importar a su legión de seguidores que ni entienden de edades ni de vergüenzas. Como si siguieran teniendo 16 años, vi a mi alrededor decenas de caras pintadas con las siglas BSB y unos cuantos lloros y gritos desatados.

Las bandas de los noventa venden hoy más que muchos ídolos actuales

AJ es el rey de la banda y levanta a los presentes con su gran carisma, Kevin, que ya tiene 51 años, luce perfecto y estuvo superatento con los fans, Nick sigue cantando muy bien, Howie ahí está y Brian mejora con los años. Sus voces suenan perfectas y es una pena que la gira tenga tantos flecos sueltos y mejorables y que las proyecciones parezcan fondos de pantalla del Winamp.

Cuando la música te llega, perdura para siempre hasta el punto de seguir llenando recintos tan grandes 30 años después. El fenómeno fan sigue vivo y las bandas de los noventa venden hoy más que muchos ídolos actuales.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook