Sobrellevando el aislamiento | La Prensa Panamá


Las reuniones familiares, el compartir entre amigos, las fiestas para celebrar, entre otras cosas, precisamente la unión, se han tomado una pausa este año.

Las medidas de prevención causadas por la actual pandemia de la Covid-19, han hecho que las celebraciones se limiten a las llamadas burbujas familiares, algo que si bien busca la seguridad de todos, también puede causar malestares emocionales en algunas personas.

“Es normal considerar la ausencia de algo, el drástico cambio y más si este va acompañado de la pérdida de algún familiar o amigo cercano; de igual manera es común sentir enojo, frustración o cualquier emoción en esta vía”, explica la psicóloga Madelaine Castro Ríos, quien también comparte optimismo: “De nuestros pensamientos se generan conductas y emociones, hagamos nuevas estructuras al respecto, levantémonos hoy y ejecutemos planes para estar unidos a pesar de las distancias, usemos todos los equipos [tecnología] a nuestro alrededor, logremos estar unidos aun en la distancia, con la familia, los amigos y los vecinos”.

Estrés y depresión Algunos consejos de Mayo Clinic

Acepta tus sentimientos. Está bien tomarte el tiempo para llorar o hablarlo.

Busca apoyo. Grupos en línea, sitios de redes sociales, eventos virtuales; habla con un amigo o familiar.

Sé realista. Las fiestas no tienen por qué ser perfectas o exactamente como las del año pasado.

Ignora las diferencias. Trata de aceptar a tus familiares y amigos tal como son, aunque no cumplan con tus expectativas.

Planifica con anticipación. Planea cuándo salir de compras, hornear, conectarte con amigos, y otras actividades.

Aprende a decir que no: Decir que sí, cuando deberías decir que no, puede hacer que te sientas resentido y abrumado.

Está bien tomar un respiro. Reserva tiempo para tí. Encuentra una actividad que disfrutes. Toma un descanso sin compañía.

Castro Ríos resalta los avances comunicativos gracias al internet e invita a utilizarlos como medios para crear conexiones emocionales fuertes. “Este año regalemos correos, cartas, notas, mensajes de chat, regalemos el reconocimiento de nuestros afectos, digamos lo que sentimos, lo que pensamos, lo orgulloso que nos hace la presencia de alguien en nuestra vida, regalemos llamadas, nuestro amor en la red y sobre todo regalemos ese tiempo y espacio de conversación, comunicación efectiva y muestras de afecto a las personas que viven en nuestro núcleo familiar”.

Si a pesar de tus esfuerzos te sientes triste o ansioso, habla con tu médico o con un profesional de salud mental. iStock

También aconseja agradecer por las cosas buenas que han pasado, “porque no todo ha sido malo, para ello puedes hacer una lista, por ejemplo: lograste hablar con un amigo que no contactabas hace tiempo, lograste descansar, pasar más tiempo en casa, hiciste trabajos en tu residencia, descubriste en ti habilidades que desconocías y estoy segura que puedes encontrar muchas cosas más y por qué no, también agradece las cosas que no pasaron como enfermarte, no complicarte mucho en los síntomas o que no perdieras más personas de las que ya perdiste”.

Pero también es importante recordar que cada persona es diferente. “Cada persona experimenta el periodo de fiestas de fin de año de forma distinta. Algunas personas se deprimen por Año Nuevo y otras por el contrario se sienten muy contentas” dice la psicóloga clínica Ana Elisa Villalaz. “Es muy importante poder respetar lo que experimenta cada persona y sus emociones, no importa la edad. Se debe respetar cómo se siente la persona y ayudarle a poder profundizar”.

A pesar del necesario aislamiento, Villalaz ve una oportunidad por aprovechar. “Lo veo como un periodo de mucho recogimiento, y cuando hay recogimiento es una oportunidad para hacer introspección, que es nuestra capacidad para poder mirar dentro de nosotros mismos y poder organizar toda la información y percibir lo que pasa dentro de nosotros mismos. Más que verla como una situación difícil es mejor verla como una situación diferente y tener la oportunidad de experimentar algo diferente, sentir, pensar algo diferente.

Sobrellevando el aislamiento
No intentes comprar felicidad con un montón de regalos, acércate a familiares o amigos, no te aisles. iStock

Depresión: un llamado de alerta

Pero para algunos no será tan fácil encontrar ese lado positivo y pueden presentar síntomas de depresión, algo en lo que la psicóloga clínica Ana Elisa Villalaz recomienda estar alerta. Entre sus recomendaciones están no dejar sola a la persona en ningún momento y acompañarla hasta que pueda recibir atención adecuada.

Algunos síntomas que indican que la persona puede estar deprimida son las alteraciones en el sueño, cambios en los patrones alimenticios, comportamientos inusuales como comportarse de forma agresiva y no querer levantarse de la cama, estar sin ánimos de hacer nada.

En estos casos es importante buscar ayuda profesional para evitar accidentes o tragedias, ya que como comenta Villalaz, en algunos casos las personas deprimidas tienen pensamientos suicidas y es importante prevenirlos.

Para Villalaz una forma de mantener el ánimo arriba o tratar de subirlo a otra persona es enseñándole a apreciar lo que sí tiene. “Muchas veces estamos acostumbrados a observar lo que no tenemos y estarnos comparando contra los demás, pero si te enfocas en lo que sí tienes, en lo que sí te gusta, en lo que sí has logrado, entonces puedes animar a esa persona, permitiéndole ver lo que no puede ver. Usualmente cuando uno está triste o está desanimado lo que ocurre es que el cerebro se enfoca en lo que no funciona, en lo que no pasa, en lo que no sale bien y lo que necesitamos es que nuestra mente empiece prestar atención a lo positivo para que genere pensamientos y sentimientos positivos”, recomienda Villalaz.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: