Son futbolistas y también filántropos


En cualquier parte del mundo se sigue con pasión algún deporte. En el caso del fútbol, considerado el deporte más popular (alrededor de 265 millones de personas lo practican, según estimaciones de la Federación Internacional de Fútbol Asociación), los aficionados a esta disciplina ven en los futbolistas famosos unos modelos a seguir y muchas veces desconocen que en la vida de estos ejemplos de la disciplina, hay un lado solidario y humanitario, que se despliega a través de causas benéficas, investigaciones contra enfermedades y el cuidado del planeta.

El futbolista portugués Cristiano Ronaldo (CR7), de 35 años, lejos del terreno de juego ha sabido usar su fama especialmente para ayudar a los más necesitados. A lo largo de su carrera ha realizado numerosas y cuantiosas donaciones a fundaciones y organizaciones con fines humanitarios. De hecho, en 2015 Athletes Gone Good y la oenegé Dosomething.org nombraron a Ronaldo como número uno en la lista de los deportistas más solidarios del mundo.

Una de las ayudas más recientes del delantero en la Juventus F.C. es la de combatir la pandemia del SARS-CoV-2. Su aporte fue el financiamiento para el equiparamiento de dos hospitales (Centro Hospitalario Universitario del Norte de Lisboa y el hospital Santo Antonio de Oporto), enfocados en atender la situación de personas contagiadas con esta enfermedad.

Sin embargo, esto no es nada nuevo para el portugués, ya que en 2014 hizo una donación de más de $83,000 a un niño de 10 meses que necesitaba una cirugía de cerebro debido a una enfermedad llamada displasia cortical (una malformación congénita del cerebro que le provocaba más de 30 ataques de epilepsia en un día) y $165,000 para financiar un centro de atención para niños con cáncer y enfermedades raras en su país.

El futbolista además dona sangre con frecuencia para ayudar a los niños que lo requieran, también apoya causas contra el hambre infantil, la obesidad, y el cambio climático.

Otro de los aportes de Cristiano fue a las 370 personas víctimas del incendio forestal de Portugal en junio de 2017. Igualmente, tras el terremoto de Madeira, en 2010, el futbolista asumió los costos de quienes perdieron sus hogares, reseñó el El Espectador. Estos y muchos otros aportes solidarios han acompañado a Ronaldo en su carrera futbolística, y es que según una entrevista publicada por Marca, Cristiano dijo que su padre siempre le enseñó que cuando ayudas a los demás, “Dios te da el doble. Y eso es lo que a mí me ha pasado. Cuando he ayudado a personas que lo necesitaban, Dios me ha ayudado aún más”.

El exfutbolista inglés David Beckham, quien fue embajador internacional de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) por más de 10 años, ha colaborado en inversiones para ayudar a combatir la explotación infantil y las enfermedades en África.

En 2015, el excentrocampista lanzó ‘El fondo David Beckham para Unicef’, un proyecto humanitario para combatir el acoso y la violencia que sufren los niños en países en crisis. Así como también combatir la desigualdad y promover un cambio positivo para los niños más vulnerables del mundo.

“Mi fama, mi éxito en los terrenos de juego, me han abierto las puertas para llevar a cabo este tipo de proyectos centrados en la protección de los niños”, dijo Beckham, de 45 años, según publicó la agencia de noticias Reuters.

El jugador uruguayo del FC Barcelona, Luis Suárez, tampoco se olvida de sus orígenes. A este crack del fútbol español lo nombraron hace dos años embajador de la Fundación Pérez Scremini, la cual lucha contra el cáncer infantil.

También se le ha reconocido por sus donaciones tras graves tragedias en Uruguay, como en la inundación de 2016 en la comunidad de Salto y Dolores.

De hecho, Suárez ha seguido colaborando con fundaciones que ayudan a niños que sufren cáncer. Este año colaboró con la Fundación Juegaterapia, que atiende a pequeños que sufren de esta enfermedad, en el diseño de unos balones de fútbol que se comercializarán con fines benéficos.

El todavía delantero del FC Barcelona sigue colaborando en la iniciativa junto a otros futbolistas como Luka Modric (Real Madrid), Saúl Ñíguez (Atlético) o Joaquín Sánchez capitán del Betis.

Ante la situación que vive el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus, Suárez, amigo íntimo de Lionel Messi, tuvo un gesto solidario en este particular momento.

El futbolista, oriundo de Salto, realizó una donación de 500 canastas básicas de alimentos y artículos de limpieza para las familias de Casavalle, una ciudad del departamento de Montevideo, situada al norte de la ciudad e integrada por varios barrios.

“Es lo mínimo que se puede hacer por las personas que más lo necesitan”, dijo Suárez en diálogo con el periódico uruguayo El Observador.

Lionel Messi, famoso jugador argentino, pese a que es una de las estrellas más aclamadas del fútbol tiene su lado solidario para con los más necesitados, especialmente los niños.

En 2007 creó la Fundación Leo Messi, dedicada al desarrollo de acciones solidarias y de compromiso social en Argentina y en el mundo. Dentro de los tres pilares fundamentales de la fundación están: proveer soluciones prácticas en temas de salud y de educación, además de estimular el deporte como elemento superador.

El seis veces Balón de Oro (dos balones de oro y cuatro FIFA balones de oro), solo o acompañado de otros deportistas famosos, visita hospitales y centros de salud, regalando abrazos, sonrisas y palabras cálidas a quienes luchan por aferrarse a la vida.

Una de las acciones más destacadas en las que está involucrado el argentino es la que lleva a cabo junto al hospital Sant Joan de Déu Pediatric Cancer Center de Barcelona, en la lucha contra el cáncer infantil.

Ahora con la crisis mundial por la pandemia, el argentino hizo una cuantiosa donación para el Hospital Clínic de Barcelona.

Por otra parte, para el exfutbolista camerunés Samuel Eto’o, tanto Camerún como África son muy especiales para él, y aunque tienen lugares muy bonitos también existe mucha pobreza y muchos problemas. Por eso el jugador no quiso dejar atrás la oportunidad de ayudar a sus raíces.

Entre sus principales proyectos están: el Orfanato Afrad en el que dan a los niños ropa, medios didácticos, escolarización, juguetes.

A los niños de la fundación se les garantiza educación básica y a los mejores alumnos les facilita la avanzada, la construcción de un centro de fútbol gratuita, con casa de acogida y un colegio para formar a los niños que estén atravesando por alguna dificultad ya sea familiar, económica o social, describió el portal deportivo Gol digital.

También construyó la carretera de Mawel, para que esta población se pueda seguir desarrollando. Estos son solo algunos de los proyectos de la fundación de Samuel Eto’o.

Otro que vale la pena destacar es el futbolista español Iker Casillas, quien sufrió un infarto agudo al miocardio durante un entrenamiento en enero de 2019, y también es un filántropo.

En 2011 recibió el título de ‘Embajador de Buena Voluntad’ por parte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) relacionado a estas causas sin ánimo de lucro.

En cuanto a Keylor Navas, no se puede negar que el jugador costarricense es otro de los que brilla por su altruismo y filantropía.

Al igual que sus otros colegas, pareciera tener especial inclinación por los niños en condiciones adversas. Hace tiempo expresó que sentía tanto dolor por los niños con cáncer, que decidió cortarse el pelo por completo en honor a ellos.

Así como estos famosos del fútbol, también existen deportistas de otras disciplinas que destacan por encaminarse en proyectos sociales o brindar aportes ante las crisis en diferentes países y favoreciendo a poblaciones vulnerables.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook