Teatros locales: entre alianzas y clausuras


Algunos clausurados y otros en medio de la supervivencia, este es el panorama que hasta el momento ha dejado la pandemia en los teatros, un sector que ha implementado mecanismos alternativos para no claudicar.

Rodrigo Farrugia Jr., presidente de la Asociación de Teatristas de Panamá (Astep), comenta que de las 11 salas de teatro que tenían registradas, tres cerraron sus puertas. “Nos quedan ocho, y de esas ocho solo cinco han podido reabrir”.

Actualmente intentan sobrevivir y en los siguientes meses esperan que el toque de queda se mantenga a las 11:00 p.m., algo que les favorece debido a que la actividad teatral se realiza básicamente en horario nocturno.

Pese a los cierres, el presidente de la Astep señala que han visto al público ávido de cultura. “Esto ocurrió gracias a la campaña ‘#Consumearte’ que lanzamos. En términos de números puedo decir que no estamos funcionando ni siquiera al 50%, ya que no todas las noches se tienen las salas llenas, pero vamos caminando paso a paso y esperamos poder salir adelante”.

En cuanto a las reuniones sostenidas en meses anteriores entre el Ministerio de Cultura (MiCultura) y la Astep, Farrugia Jr. indica que hasta ahora no han llegado a un acuerdo concreto.

“No hemos recibido un apoyo sólido por parte de MiCultura hacia el sector teatral. En su momento se habló del uso de las salas estatales, pero ellos no contaban con un manual para utilizar los espacios. Nosotros, como asociación, trabajamos con el ministerio para elaborarlo, pero hasta hoy eso no tiene fecha de inicio”, arguye.

Aunque han participado en mesas de diálogo para abordar lo alusivo a la ley de artistas y a la reanudación de los empleos en el sector, señala que aún siguen las plazas sin reactivación. “La producción teatral ha optado por unirse a través de cooperativas donde todo el mundo vende boletos en conjunto para tratar de tener un sustento; los actores no están recibiendo un salario fijo como antes, lo que obtienen es lo que entra por taquilla y luego se divide con los gastos administrativos del teatro”.

En esa línea, Sandy Correa, vicepresidenta de la Astep, remarca que en 2019 el sector teatral generó 1,996 empleos directos teniendo las salas de teatro abiertas todo el año; sin embargo, en la actualidad el número se ha reducido. “No solo se han visto afectados los empleos directos, también los indirectos”.

Agrega que los teatros siguen operando, pero mantienen números elevados en cuanto a las deudas de alquiler. “Precisamente los dueños de los teatros, por todo el tiempo que han estado cerrados, además de las deudas en alquiler, y los préstamos que adquirieron para adecuar las instalaciones, hoy suman una deuda que está en los $680,000”.

Propietarios

Anina Horta, productora de teatro y copropietaria del teatro ABA, explica que la promoción de la obra que desarrollaron en marzo correspondía a boletos que tenían prevendidos desde el año pasado. “Los clientes nos habían abonado desde 2020, muchos se retiraron y tuvimos que devolverles el abono, pero muchos se quedaron y así fue que pudimos realizar la actividad”.

Horta espera que en abril las cosas mejoren, aunque la situación no se ve tan prometedora. “Vamos a tener la primera obra, pero lastimosamente tenemos pocos boletos prevendidos”.

Profundizando un poco más acerca del modelo de negocio que mantiene el teatro ABA, Horta explica que consiste en la preventa de paquetes de boletos a clientes que a su vez revenden los tiquetes y obtienen un beneficio económico. “Cada teatro trabaja de distintas formas, pero en el teatro ABA no tenemos patrocinadores, sino que se compran los boletos para revender”.

En abril, teatro ABA presentará ‘Las mujeres cuando se juntan’, una producción que será efectuada para recaudar fondos. Las actrices donarán su talento para pagar la deuda de alquiler que mantiene actualmente el recinto teatral. “El día del estreno de la obra será VIP; asistirán amistades y familiares, el boleto lo estamos vendiendo en $25 y el resto de las funciones en $12 para la preventa y en $15 para el día de la función”.

En cuanto a su operatividad, cuenta que están trabajando a la mitad de su capacidad. Antes de la pandemia contaban con 170 butacas, ahora solo tiene disponibles 85 debido a las medidas de bioseguridad establecidas para prevenir los contagios de covid-19. “En el teatro teníamos a tres personas en planilla y tuvimos que liquidarlas; realmente si seguimos operando al cincuenta por ciento será difícil cubrir los gastos”.

Otros teatros han perdido la batalla; tal es el caso del teatro El Ángel que tuvo que cerrar sus puertas. Daniel Gómez, productor y fundador del teatro, cuenta que tras la crisis sanitaria y ante la falta de ingresos clausuró el establecimiento. “Realmente no vimos la posibilidad de llegar a un arreglo con nuestro arrendador y decidimos explorar otros espacios que están a disposición, y uno de ellos ha sido el Teatro Nacional”.

Gómez comenta que la producción se efectuó tomando todas las precauciones e implementado debidamente las medidas de bioseguridad.

Comparte que por ahora el teatro El Ángel continuará explorando espacios en otros teatros de colegas para seguir adelante con el trabajo. “En mayo volvemos con ‘Romeo y Julieta’, en octubre haremos una obra en el teatro La Estación, y seguiremos dictando cursos para aquellos que deseen capacitarse como actores”.

Por su parte, Benjamín Cohen, director y copropietario del teatro Pacific, manifiesta que el público está asistiendo al sitio y en sus espacios mantienen las medidas de bioseguridad.

En cartelera cuenta con varias producciones, entre ellas ‘El Test’, una obra para adultos, ‘Poli’ cuentacuentos para niños y próximamente estrenarán ‘Se alquila’. “Desde ya estamos preparando las obras de mayo que serán un musical ‘Esta noche no estoy para nadie’ y otra obra de comedia llamada ‘Tramposos”.

Cohen detalla que el costo del boleto para la obra ‘El Test’ es de $23, en el caso de ‘Esta noche no estoy para nadie’ es de $25, y ‘Se alquila’, $18 al igual que ‘Tramposos’; mientras que a las obras infantiles se puede acceder adquiriendo un boleto en $12.

“Los boletos se pueden adquirir a través de las plataformas del teatro. Acabamos de lanzar nuestra app y desde ahí pueden comprar los boletos, también a través de la página web y en la taquilla”, indica.

En cuanto a su operatividad en medio de la pandemia, sostiene que “este año ha sido muy duro, pero gracias a las características de nuestra sala logramos convertirla en estudio de televisión y de esa manera pudimos sobrellevar un poco la crisis. Creo que pasarán dos años para que el sector se recupere”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: