Tras violentas protestas, Foxconn ofrece pagar a los trabajadores para que abandonen la fábrica de iPhone más grande del mundo


(CNN) — Foxconn ofreció pagar a los trabajadores recién contratados 10.000 yuanes (1.400 dólares) para que renuncien y abandonen la fábrica de ensamblaje de iPhone más grande del mundo, en un intento por sofocar las protestas en las que cientos de personas se enfrentaron con las fuerzas de seguridad en el complejo en el centro de China.

El proveedor de Apple hizo la oferta el miércoles luego de escenas dramáticas de protestas violentas en su campus en Zhengzhou, la capital de la provincia de Henan, en un mensaje de texto enviado desde su departamento de recursos humanos a los trabajadores.

Foxconn trata de lograr un equilibrio con China por los envíos 1:03

En el mensaje, visto por CNN, la empresa instó a los trabajadores a “regresar a sus dormitorios” en el campus. También prometió pagarles 8.000 yuanes si aceptaban renunciar a Foxconn, y otros 2.000 yuanes después de que abordaran los autobuses para abandonar el sitio en expansión por completo

La protesta estalló el martes por la noche por los términos de los paquetes de pago de los nuevos empleados y preocupaciones relacionadas con el covid sobre sus condiciones de vida. Las escenas se volvieron cada vez más violentas el miércoles cuando los trabajadores se enfrentaron con una gran cantidad de fuerzas de seguridad, incluidos agentes del equipo SWAT.

Un grupo de agentes de seguridad vestidos con trajes para materiales peligrosos patearon y golpearon a un trabajador que yacía en el suelo.

Videos que circulaban en las redes sociales mostraban a grupos de agentes del orden vestidos con trajes para materiales peligrosos pateando y golpeando a los manifestantes con porras y barras de metal. Se vio a algunos trabajadores derribando vallas, arrojando botellas y barreras a los agentes y destrozando y volcando vehículos policiales.

La protesta disminuyó en gran medida alrededor de las 10 p.m. del miércoles cuando los trabajadores regresaron a sus dormitorios, habiendo recibido la oferta de pago de Foxconn y temiendo una represión más dura por parte de las autoridades, dijo un testigo a CNN.

La planta de Zhengzhou se vio afectada por un brote de covid en octubre, lo que la obligó a cerrar y provocó un éxodo masivo de trabajadores que huían del brote. Foxconn luego lanzó una campaña de reclutamiento masivo, en la que más de 100.000 personas se inscribieron para ocupar los puestos anunciados, informaron los medios estatales chinos.

Según un documento que establece el paquete salarial de los nuevos empleados visto por CNN, a los trabajadores se les prometió un bono de 3.000 yuanes después de 30 días en el trabajo, con otros 3.000 yuanes a pagar después de un total de 60 días.

Sin embargo, según un trabajador, después de llegar a la planta, Foxconn les dijo a los nuevos reclutas que solo recibirían el primer bono el 15 de marzo y el segundo pago en mayo, lo que significa que deben trabajar durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que comienzan en enero de 2023, para obtener el primero de los pagos de bonificación.

“Los nuevos reclutas tenían que trabajar más días para recibir el bono que les prometieron, por lo que se sintieron engañados”, dijo el trabajador a CNN.

En un comunicado el jueves, Foxconn dijo que entendía completamente las preocupaciones de los nuevos reclutas sobre “posibles cambios en la política de subsidios”, que culpó a “un error técnico (que) ocurrió durante el proceso de incorporación”.

“Pedimos disculpas por un error de entrada en el sistema informático y garantizamos que el pago real es el mismo que se acordó”, dijo.

Foxconn se comunicaba con los empleados y les aseguraba que los salarios y las bonificaciones se pagarían “de acuerdo con las políticas de la empresa”, dijo.

Apple, para la que Foxconn fabrica una gama de productos, le dijo a CNN Business que sus empleados estaban en las instalaciones de Zhengzhou.

Los trabajadores arrojan a la policía partes de las barreras metálicas que han derribado.

“Estamos revisando la situación y trabajando en estrecha colaboración con Foxconn para garantizar que se aborden las preocupaciones de sus empleados”, dijo en un comunicado.

El jueves por la mañana, algunos trabajadores que acordaron irse recibieron la primera parte del pago, dijo un trabajador en una transmisión en vivo, que mostraba a los trabajadores haciendo fila al aire libre para hacerse las pruebas de covid mientras esperaban la salida de los autobuses. Más tarde ese día, las transmisiones en vivo mostraron largas filas de trabajadores subiendo a los autobuses.

Pero para algunos, el problema está lejos de terminar. Después de ser conducidos a la estación de tren de Zhengzhou, muchos no pudieron obtener un boleto de regreso a casa, dijo otro trabajador en una transmisión en vivo el jueves por la tarde. Al igual que él, miles de trabajadores estaban atrapados en la estación, dijo, mientras giraba su cámara para mostrar las grandes multitudes.

Zhengzhou está listo para imponer un confinamiento de cinco días en sus distritos urbanos, que incluyen la estación de tren, a partir de la medianoche del viernes, anunciaron las autoridades anteriormente.

Protestas violentas

La protesta comenzó frente a los dormitorios de los trabajadores en el extenso campus de Foxconn el martes por la noche, con cientos de personas marchando y cantando lemas como “Abajo Foxconn”, según videos de las redes sociales y el relato de un testigo. Los videos mostraban a los trabajadores chocando con los guardias de seguridad y luchando contra los gases lacrimógenos disparados por la policía.

El enfrentamiento duró hasta el miércoles por la mañana. La situación se intensificó rápidamente cuando se desplegó en el lugar un gran número de fuerzas de seguridad, la mayoría cubiertas con trajes blancos contra materiales peligrosos y algunas con escudos y porras. Los videos mostraban columnas de vehículos policiales, algunos marcados con el logo “SWAT”, llegando al campus, que normalmente alberga a unos 200.000 trabajadores.

Más trabajadores se unieron a la protesta después de ver transmisiones en vivo en las plataformas de video Kuaishou y Douyin, la versión china de TikTok, dijo el trabajador a CNN. Muchas transmisiones en vivo fueron cortadas o censuradas. Se han restringido las búsquedas en línea de “Foxconn” en chino.

Los trabajadores se enfrentan a agentes de seguridad vestidos con materiales peligrosos.

Algunos manifestantes marcharon hacia la entrada principal del recinto de la planta de producción, que se encuentra en un área separada de los dormitorios de los trabajadores, en un intento de bloquear el trabajo de ensamblaje, dijo el trabajador.

Otros manifestantes dieron un paso más allá al irrumpir en el complejo de producción. Destrozaron cabinas de prueba de covid, puertas de vidrio y carteles publicitarios en restaurantes en el área de producción, según el trabajador.

Habiendo trabajado en la planta de Zhengzhou durante seis años, dijo que ahora estaba profundamente decepcionado con Foxconn y planeaba renunciar. Con un salario mensual base de 2.300 yuanes, ha estado ganando entre 4.000 y 5.000 yuanes por mes, incluido el pago de horas extras, trabajando 10 horas al día y siete días a la semana durante la pandemia.

“Foxconn es una empresa taiwanesa”, dijo. “No solo no difundió los valores de democracia y libertad de Taiwán al continente, sino que fue asimilado por el Partido Comunista Chino y se volvió tan cruel e inhumano. Me siento muy triste por eso”.

Aunque no era uno de los nuevos reclutas, protestó con ellos en apoyo y agregó: “Si hoy me quedo callado sobre el sufrimiento de los demás, ¿quién hablará por mí mañana?”.



Source link

SiteLock
Facebook