Tres décadas formando y orientando campeones


Hablar de Rigoberto Garibaldi es citar a una verdadera institución dentro del boxeo panameño.

Primero como peleador y luego como entrenador, Gari le ha dedicado gran parte de su vida a este deporte de las narices chatas y orejas de coliflor, teniendo siempre como norte la disciplina para conseguir el éxito.

En una entrevista con La Prensa, Garibaldi habló sobre sus inicios y otros tópicos interesantes en torno al deporte que más glorias le ha dado a Panamá con más de 30 campeones mundiales y cinco integrantes del Salón de la Fama.

¿Cómo llegaste al boxeo?

Nací en el Marañón y me crié con [Eusebio] Pedroza. Peleábamos casi todos los días por cosas de pela’os. En el Marañón uno no podía dejar porque si no te agarraban de “congo”. A los 12 años, mi mamá se mudó para Veranillo, pero a mí me seguía gustando el boxeo y por eso me metí.

¿A qué edad entraste de lleno?

En 1973, casi a los 15 años. Me retiré en 1978. Estuve un lapso sin hacer nada hasta 1989, cuando comencé a entrenar peleadores. En 1991 me llamaron para trabajar con la Selección Nacional y desde 1993 me uní a la cuadra del promotor Luis Spada.

¿Cuáles fueron tus primeros logros como entrenador?

En el I Centroamericano de Boxeo que se hizo en 1991 yo fui el entrenador de la Selección y fuimos campeones por equipo con 7 medallas de oro. En ese equipo habían boxeadores como Guillermo Jones, Miguel Callist, Roger Vásquez y otros.

Datos sobre Rigoberto Garibaldi

64 Es la edad a la que arriba hoy domingo 27 de diciembre este entrenador.

10-3-1 Fue su marca como boxeador profesional. Ocho de sus triunfos fueron por la vía del nocaut.

17 Es la cantidad de muchachos, entre aficionados, olímpicos y profesionales, que actualmente trabajan en Curundú con Garibaldi.

¿Cuántos campeones mundiales has tenido?

Con Spada logramos coronar a dos campeones mundiales en Rosendo Álvarez y Carlos “Púas” Murillo. También llevé a coronar a Ricardo Mayorga y Adonis Rivas.

¿Con qué otros campeones has trabajado?

He formado a 10 campeones mundiales, entre ellos Guillermo Jones, Roberto “la Araña” Vásquez, Rafael “Torito” Concepción, Bryan Vásquez y otros más.

¿Qué cualidades necesita un entrenador?

Mucha paciencia, porque no es fácil agarrar a un muchacho y formarlo. La meta mía es coger a los niños, orientarlos y que sean hombres de bien.

Trabajar con los muchachos desde que son niños ha sido parte del éxito para crear vínculos y respeto mutuo. Archivo

¿Un aspecto clave para ser un buen entrenador?

Es tener disciplina. Además, hay que saber lo que se está haciendo con el boxeador, porque de lo contrario serías un inventor. Tu no puedes decirle a un muchacho que lance el jab, que lo haga mal y no corregirlo. Además, es importante siempre tener una estrategia y que llegue a las peleas en las mejores condiciones, porque ellos van a subir a arriesgar su vida.

¿Primera pauta a alguien que llega al gimnasio buscando aprender a boxear?

La primera pauta que les pongo es que sepan que el boxeo es de sacrificio y que deben obedecer. Además, le pongo a Dios por delante.

¿Por qué no hay un campeón mundial panameño sólido?

Porque aquí no hay coliseos. En 1989 nos sacaron del Marañón y nos metieron en ese hangar en Curundú. Ya es hora de que el boxeo, que le ha dado más glorias deportivas a Panamá, tenga un lugar digno.

¿Qué rol te ha gustado más, boxeador o entrenador?

Me gustaba más boxear. Jajaja… Eso luego me llevó a ser entrenador.

¿Hasta cuándo piensas entrenar boxeadores?

Hasta que Dios quiera, pues la verdad me siento fuerte y saludable.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: