Trump indulta a Paul Manafort y Charles Kushner


Donald Trump indultó a su presidente de campaña de 2016, Paul Manafort, haciendo uso de su poder ejecutivo en las últimas semanas en la presidencia para liberar a un aliado que había sido condenado por delitos financieros y campañas de presión ilegales.

Trump también indultó a Roger Stone, un asesor político durante largo tiempo cuya sentencia en una condena por mentir al Congreso había conmutado anteriormente, y a Charles Kushner, promotor inmobiliario y padre del yerno del presidente, Jared Kushner.

La Casa Blanca anunció los indultos el miércoles por la noche después de que Trump llegara a su complejo Mar-a-Lago en Florida para las vacaciones.

Roger Stone, exasesor de Trump.

La clemencia suscitó fuertes críticas de miembros de ambos partidos.

El senador Ben Sasse, republicano de Nebraska, emitió una breve declaración con la frase: “Esto está podrido hasta la médula”.

Justo la noche anterior, el presidente anunció el perdón de muchas otras personas, entre ellos dos individuos condenados como parte de la investigación sobre Rusia del exasesor especial Robert Mueller y dos excongresistas republicanos condenados por una serie de delitos financieros.

Trump indulta a Paul Manafort y Charles Kushner
Manafort fue responsable de dirigir la campaña de Trump durante cinco meses hasta agosto de 2016.

Manafort, consultor político internacional y operativo del Partido Republicano, cumplía una sentencia de 7 años y medio cuando fue puesto en libertad en mayo debido a la pandemia de coronavirus.

Fue condenado en agosto de 2018 por mentir a las autoridades fiscales sobre decenas de millones de dólares que ganó como consultor político en Ucrania y por engañar a los bancos sobre su situación económica para obtener préstamos. Su condena también fue el resultado de parte de la investigación de Mueller sobre las elecciones de 2016.

Manafort más tarde se declaró culpable de conspirar para presionar ilegalmente a Ucrania, de blanquear dinero para mantener un estilo de vida lujoso y de manipular testigos.

Trump se había resistido a indultar a Manafort, probablemente en parte porque hacerlo representaba un riesgo político. Su decisión de ahora parece al menos un reconocimiento tácito de que su presidencia está llegando a su fin, a pesar de afirmar sin pruebas que el fraude electoral general le robó una victoria ante Joe Biden.

Poco después de la condena de Manafort, Trump dijo a los medios que creía que era un “buen hombre” y dijo que se sentía “muy triste” por la condena, a pesar de que los delitos no estaban relacionados con el presidente. Trump continuó insinuando que Manafort había sido víctima de un ataque injusto de investigadores federales.

Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington (CREW, del inglés) dijo que “Trump ha dejado en claro que cree que el propósito del indulto es rescatar a hombres blancos ricos relacionados con él. Trump ha convertido un instrumento de misericordia y justicia en otra forma de ser corrupto”.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: