VIDEO: Aviones de la Fuerza Aérea de EE.UU. despegan en masa desde Alaska y a escasos kilómetros de las fronteras con Rusia


Conocido como “el paseo de los elefantes”, se trata de un ejercicio que busca ensayar operaciones de guerra global y cumplir tantas misiones como se puedan en el menor tiempo posible.

En la base de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Eielson, Alaska, nadie esperó un solo día después que se diera oficialmente por alcanzada la capacidad operacional de su segundo escuadrón de cazas furtivos F-35 Lightning II. De inmediato, todas las unidades aéreas allí estacionadas llevaron a cabo un ejercicio conocido como “el paseo de los elefantes”, cuyo objetivo es comprobar la capacidad efectiva de realizar misiones durante una guerra de gran escala.

Al menos 18 cazas furtivos F-35A, 12 cazas ligeros F-16 Fighting Falcon y dos aviones cisterna KC-135 Stratotankers participaron en los ejercicios, según un comunicado de la Fuerza Aérea.

La maniobra en cuestión es uno de los juegos militares en los que se practica, por ejemplo, el control de un grupo de aeronaves en formación cerrada, cuando los aviones despegan con intervalos de 20-40 segundos. Así ocurre en el caso de operaciones bélicas de gran escala, cuando es necesario enviar al combate tantas aeronaves como se pueda en el menor tiempo posible.

Tales ejercicios tienen una resonancia especial en las bases que más cerca están ubicadas de posibles adversarios, como es el caso de Eielson, situada a solo unos 200 kilómetros del Círculo Polar Ártico, una región de creciente importancia estratégica y vecina de las fronteras con Rusia, indica el portal The Drive.

Los ejercicios de la base de Eielson se llevaron a cabo en medio de una creciente activación de las fuerzas aéreas rusa y china en la región de Asia-Pacífico. En particular, podrían ser una respuesta a un reciente patrullaje conjunto en el que participaron bombarderos pesados de esos dos países, indica un artículo de Daily Mail.

Otro posible detonante de preocupaciones para Washington podría ser el despliegue de interceptores pesados MiG-31 en la base nórdica rusa de Anádyr, que ya antes participaron en la interceptación de aviones de reconocimiento de la Fuerza Aérea de Estados Unidos sobre el mar de Bering, ese rescoldo del océano Pacífico que se extiende entre Alaska y Siberia.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: